28 may 2020

Ir a contenido

RIESGO DE REINFECCIÓN

Dar positivo en un test de anticuerpos no asegura inmunidad frente al virus

El 44% de los pacientes leves o asintomáticos podría volver a contagiarse de SARS-CoV-2

Valentina Raffio

El coronavirus también ha aparecido en el semen, según investigadores de China.

El coronavirus también ha aparecido en el semen, según investigadores de China. / AP

Pasar la infección producida por el SARS-CoV-2 una vez no garantiza que, en un futuro, una misma persona no pueda volver a contraer el coronavirus responsable de la covid-19. La inmunidad, por lo tanto, no siempre está garantizada. Los primeros análisis realizados en España sobre la cuestión indican que, entre los pacientes que han sufrido la enfermedad de manera leve o asintomática, el 44% de las personas que ha dado positivo a los conocidos como 'test rápidos' cuenta con un nivel de anticuerpos bajo y con poca capacidad de volver a neutralizar el virus. Es decir, que este 44% de pacientes no habría desarrollado las 'defensas' necesarias para evitar una eventual segunda infección de SARS-CoV-2. Entre las personas que han pasado la enfermedad desarrollando síntomas más graves, en cambio, se han encontrado hasta 10 veces más anticuerpos.

El rompecabezas de la inmunidad sigue siendo, en parte, una incógnita. Los resultados de este análisis preliminar sugieren que la detección de anticuerpos no es suficiente para garantizar una protección total frente al virus. Entre las muestras analizadas en este trabajo, de hecho, se ha observado que al menos la mitad de los pacientes leves o asintomáticos diagnosticados habían desarrollado defensas (de ahí el positivo del test) pero, contra todo pronóstico, estos anticuerpos no eran del todo 'útiles' para volver a frenar el virus. En otras palabras, que hay casos en los que las armas construidas para luchar contra infección han resultado ser pocas y malas. De ahí que, una vez más, los expertos piden mantener todas las medidas de seguridad para evitar un posible contagio ya que, visto lo visto, no está claro hasta qué punto las sustancias que produce nuestro cuerpo para luchar contra este patógeno son un escudo infalible o, por lo contrario, pueden variar su eficacia en función de las circunstancias. 

También queda por resolver por qué en algunos casos se desarrollan 'anticuerpos de calidad' y en otros no. "Habrá que estudiar el porqué de estas diferencias, pero mientras tanto estos resultados nos indican que dar positivo en un test no nos asegura inmunidad frente al virus", advierte Julià Blanco, investigador de IrsiCaixa y el Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol, uno de los investigadores responsables del recién presentado estudio. Estos resultados se presentan este mismo miércoles bajo el consorcio de investigación formado por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, el Centre de Recerca en Sanitat Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnologías Agroalimentarias (IRTA) y el Barcelona Supercomputing Center (BSC), con el apoyo de la farmacéutica Grifols. 

Inmunidad frente al virus

La investigación ha analizado 111 muestras de plasma de pacientes que habían dado positivo a los conocidos coloquialmente como 'test rápidos', una alternativa a las pruebas diagnósticas PCR (con las que se analiza el genoma del virus) centradas, en este caso, en buscar muestras de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en sangre. El estudio, realizado en los laboratorios de alto nivel de Bioseguridad del CReSA con el equipo de Júlia Vergara-Alert y Joaquim Segalés, ha analizado la presencia y la 'calidad' de estos 'escudos' contra el virus. Y, además, ha ahondado en la incógnita de cómo el cuerpo humano reacciona frente a esta infección. 

En los casos graves, en los que también se ha detectado mayor nivel de anticuerpos, los investigadores creen que "probablemente esto se debe a que su sistema inmunitario ha sido expuesto a una cantidad más elevada de virus y esto ha hecho que reaccione de una manera más potente", tal y como explica Blanco. En estos pacientes se estima que la respuesta inmunitaria se generó unos 10 días después de la aparición de los síntomas. 

En los casos leves, en los que se también se ha detectado una presencia de anticuerpos menor, los expertos creen que podrían haber otros factores que han contribuido a neutralizar el virus. Hay personas que, por razones todavía desconocidas, podrían contar con una inmunidad innata frente a este virus. O con una inmunidad celular capaz de 'destruir' estos patógenos una vez que alcancen las células. "Todo esto se debe continuar investigando, pero aunque se demuestre que la contención de la primera infección fuera gracias a estos factores, no sabemos si serán igual de eficaces en el caso de una segunda exposición al virus", advierte Bonaventura Clotet, director de IrsiCaixa.

Temas Coronavirus