un freno a los contagios

Seis estudios despuntan en la carrera por la vacuna contra la covid-19

La Organización Mundial de la Salud destaca seis ensayos en pacientes y 77 más en laboratorio

Los productos deben demostrar su eficacia y seguridad, lo que podría demorar más de un año

Laboratorio del Centro Nacional de Biotecnología, donde se busca una vacuna anticovid-19.

Laboratorio del Centro Nacional de Biotecnología, donde se busca una vacuna anticovid-19.

Se lee en minutos

Valentina Raffio

¿Recuerdan cuando hace poco más de 50 años despegó una carrera para ver quién era el primer país en conquistar la Luna? Algo parecido está pasando con la búsqueda de una vacuna para frenar la pandemia de covid-19. Solo que ahora el premio no es otro que el de salvar vidas. Centros de investigación de todo el mundo trabajan a contrarreloj para encontrar una cura para tratar a pacientes enfermos. Y una vacuna para evitar que, en un futuro, se contagien más personas. La Organización Mundial de la Salud publica (OMS) este mismo jueves una nueva panorámica de los principales proyectos en curso. Ya tenemos seis ensayos clínicos que se empezarán a probar en pacientes. Y 77 estudios más que siguen investigándose en los laboratorios.

Igual que ocurrió con la carrera espacial, en esta ocasión también se conoce quién compite pero no quién ganará. Entre los estudios señalados por la OMS, hay dos ensayos que  han alcanzado una etapa más avanzada del largo camino de la investigación. Es decir, que han superado el escollo de demostrar su seguridad (fase 1) y ahora luchan por demostrar su eficacia (fase 2). El primero, impulsado por el Instituto de Biotecnología de Pekín, empezó a testarse la semana pasada en 500 personas de la ciudad de Wuhan. El segundo, diseñado por la Universidad de Oxford, despegará este mismo jueves y contará con 510 voluntarios sanos del Reino Unido

Los resultados preliminares de estos trabajos podrían demorarse tan solo unos meses. Eso sí, de ahí a tener una vacuna disponible para toda la humanidad harán falta más estudios de seguridad y eficacia y, por supuesto, más tiempo. Expertos y autoridades sanitarias estiman que entre 12 y 18 meses habrá resultados más robustos. "Las vacunas se están desarrollando rápidamente, pero es probable que lleguen demasiado tarde para influir en la primera ola de esta pandemia", destacaba un reciente artículo publicado en la revista 'Cell Press'. 

'Canditatos a vacunas' españoles

La ciencia sigue trabajando sin descanso para frenar el coronavirus. Entre los 'candidatos a vacuna' recogidos por la OMS destacan dos estudios españoles liderados desde el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC). Uno de ellos, diseñado por el equipo del investigador Mariano Esteban, trabaja para crear una inmunización a partir de una estrategia ya utilizada contra el virus de la viruela. El otro, liderado por Luis Enjuanes e Isabel Sola, está utilizando herramientas de edición genética para crear una versión atenuada del virus en pos de una vacuna.

Los proyectos recogidos por el organismo de Naciones Unidas tan solo representan una parte de las investigaciones en marcha. En Catalunya, por ejemplo, hay dos estudios en marcha, despegados recientemente tras una inyección de 4 millones de euros de la Generalitat para 19 proyectos de investigación sobre la covid-19. Uno en el Institut d'Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y otro en el Institut de Recerca de la Sida (IrsiCaixa).

Esfuerzo global sin precedentes

Te puede interesar

El mundo nunca había estado tan pendiente de los resultados de una investigación. "El esfuerzo global de I + D en en respuesta a la pandemia de covid-19 no tiene precedentes en términos de escala y velocidad", destaca un artículo publicado a principios de abril en la revista 'Nature'. Los principales focos de investigación son Estados Unidos (el 46% de los proyectos en marcha) y Asia (38%). Le siguen Australia y Europa (18% cada una). En cuanto a la financiación, el 72% de los proyectos sobre vacunas están siendo liderados por entidades privadas, frente al 28% nacidos en organizaciones académicas. 

Los autores del artículo destacan que, sea quien sea el primero que logre una solución eficaz, será imprescindible garantizar "una fuerte coordinación y cooperación internacional entre los desarrolladores de vacunas, los reguladores, los encargados de la formulación de políticas, los financiadores, los organismos de salud pública y los gobiernos para garantizar que puedan fabricarse en cantidades suficientes y suministrarse de manera equitativa a todas las áreas afectadas, especialmente a niveles bajos".