07 abr 2020

Ir a contenido

HISTORIAS EN PRIMERA PERSONA

Los héroes llevan bata blanca

El personal médico, sanitario y de enfermería trabaja contra reloj para atender a las personas infectadas

Los profesionales reclaman más recursos humanos y económicos para hacer frente a la pandemia

Valentina Raffio

España vuelve a dar un aplauso multitudinario a sus sanitarios. / ELISENDA PONS / VÍDEO: EFE

En esta lucha para frenar la expansión del coronavirus, médicos y enfermeros ocupan la primera línea de batalla. Cuidando de los pacientes infectados. Atendiendo la avalancha de casos sospechosos. Tranquilizando a aquellos que, sobrepasados por el miedo, acuden en busca de ayuda. Son héroes y heroínas de bata blanca que, desde el sábado, disfrutan cada noche de un aplauso multitudinario desde los balcones de toda España.

Ahora, ante la incierta evolución de la pandemia, algunos celebran la excelente labor de hospitales y centros sanitarios. Otros reclaman más recursos económicos y humanos para seguir atendiendo a los pacientes. Y todos, prácticamente al unísono, piden colaboración ciudadana para evitar más contagios. Estas son sus historias.

Isabel Blanco

Neumóloga del Hospital Clínic de Barcelona

"Todos los profesionales sanitarios estamos volcados en ayudar a frenar esta crisis. Pero ya están empezando a faltar recursos y no nos lo podemos permitir. Cada vez llegan más casos. Y los que llegan al hospital son graves. Necesitamos más material y que sea de buena calidad. Algunas de las máscaras que tenemos, y que llevamos puestas durante todo el día, nos hacen úlceras en la nariz y en la frente. Muchos de los guantes son demasiado grandes y no se adaptan bien a nuestro trabajo. No pedimos por pedir. Pero esto acaba de empezar y necesitamos tener todo el material necesario para atender a los pacientes. Por suerte, las personas con enfermedades respiratorias crónicas no son las que más enferman. Quizá porque llevamos años insistiendo en la importancia de las vacunas, de la prevención y, sobre todo, de la importancia de quedarse en casa para evitar más contagios. Ahora necesitamos que este mensaje cale en el resto de la ciudadanía".

Javier Ruiz Moreno

Médico intensivista y coordinador del servicio de urgencias del Hospital Universitari del Sagrat Cor

"Estamos en una situación complicada. Tenemos menos personal para atender a casos más complejos. Los profesionales sanitarios, que somos igualmente población de riesgo, también están enfermando. Y no es fácil encontrar sustitutos cualificados. Cuando hay una situación de crisis, como es el caso de un atentado, todos los profesionales sanitarios nos volcamos en cuerpo y alma. Pero esta pandemia no será cuestión de un día o dos. Necesitamos más material, más recursos, más colaboración para poder atender a todo el que lo necesite, no hoy sino en las próximas semanas. Tampoco hay que olvidar que todos nosotros, por más que entendamos de qué se trata esta crisis sanitaria, estamos expuestos a una gran carga de estrés. A veces tenemos que explicar a los familiares de los posibles infectados que no pueden estar en contacto con los pacientes, y eso también implica una gran carga emocional".

Alda Recas

Presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería

"Las enfermeras hemos creado diferentes canales de comunicación para hacer frente a esta crisis. Para explicar de manera directa todos los cambios de protocolo. Pero también para ayudarnos a gestionar el estrés. Los profesionales no estamos acostumbrados a este tipo de situaciones. Muchos tienen miedo de caer enfermos y fallar a sus compañeros. O de llevar el virus a sus casas. Y con el estrés llegan los fallos y es entonces cuando te contagias. Cuando colaboras en una misión sanitaria internacional, te acompaña un equipo de psicólogos. Aquí y ahora, el único apoyo que estamos teniendo es el de los voluntarios. Aun así, los sanitarios están actuando de manera increíble. Y eso que son los mismos que llevan 10 años machacados por la falta de recursos".

Alda Recas, presidenta Asociación Madrileña de Enfermería

Jordi Estarlich

Enfermero en el Hospital de Mataró

"En la unidad de hospitalización de medicina interna, donde trabajo, atendemos a las personas con infecciones que precisan aplicar algún tipo de aislamiento, como pueden ser la gripe A o B, la varicela, la tuberculosis o alguna bacteria multirresistente. A estos, ahora hay que sumarle los nuevos casos de coronavirus. Trabajamos en un área en la que estamos en contacto tanto con pacientes que han dado positivo como con casos sospechosos. Estamos, literalmente, en la primera línea. Y cuando acabamos nuestro turno, también nos dedicamos a responder a consultas y dudas que nos llegan por WhatsApp de nuestros amigos y familiares. En estos días, hemos podido ver que, incluso en los momentos de mayor presión asistencial, el personal sanitario se ha unido de una manera espectacular. Todos los profesionales del hospital estamos coordinados. Y no solo médicos y enfermeras. También el personal de administración. Y el de limpieza, gracias al cual se están llevando a cabo los protocolos de desinfección. Estamos luchando para que esta mancha de aceite no se haga más grande".

Teresa Garzón

Médico de familia en el centro de atención primaria Turó de Nou Barris de Barcelona

"Si en un día normal solíamos visitar a entre 35 y 40 pacientes, ahora se suman una gran cantidad de visitas espontáneas. Algunos llegan con sintomatología variada. Otros, con miedo y dudas. Hemos tenido que adaptar nuestra manera de actuar y la organización de nuestras agendas, en función de los recursos y los protocolos que han ido dictando las autoridades sanitarias. Los profesionales sanitarios siempre estamos al pie del cañón, pero en estos días todavía más. Tenemos que brindar un especial agradecimiento también al personal administrativo, que nos ayuda a deshacer y rehacer visitas y agendas para que podamos centrarnos en las visitas del día.  El coronavirus es un reto para nuestra capacidad de organización colectiva. Y ya no solo a nivel de colectivo sanitario, también como sociedad. La prevención es la mejor herramienta para frenar la expansión del coronavirus. Y en este sentido necesitamos la conciencia y la ayuda de todos".

Daniel Orts Gonzálvez

Médico residente de medicina preventiva y salud pública en el Hospital Clínico de València

"Estamos doblando turnos, echándole todas las horas que podemos, haciendo un esfuerzo sobrehumano para ayudar a la gente. Y nadie lo discute. En mi caso, parte de mi trabajo consiste en llamar a los pacientes a los que se les ha hecho la prueba de diagnóstico para el coronavirus. A los que han dado negativo, les explicamos cómo tienen que actuar para evitar los contagios. Y a los que han dado positivo, también tenemos que explicarles cómo actuar. Es un trabajo complicado, porque tiene una parte de consultorio para toda la gente que tiene dudas. O miedo. Y porque tienes que mantenerte constantemente actualizado sobre las directrices de salud pública, que cambian continuamente. Por ejemplo, sobre los criterios para hacer el test. Sea como sea, creo que esta crisis sanitaria está demostrando que los profesionales sanitarios siempre están ahí para cuando se los necesita. Y solo espero que, cuando todo esto acabe, también se nos valore como toque. Y que, de una vez por todas, se mejoren las condiciones con las que se trabaja en la salud pública".

Daniel Orts Gonzálvez, médico residente de medicina preventiva y salud pública en el Hospital Clínico de Valencia

Carla Torrico

Enfermera en el Grupo Quirón especializada en cuidados intensivos y en quirófano

"Ante el coronavirus, estamos más unidos que nunca. El ritmo de trabajo ha cambiado y ha aumentado. Por un lado, te sientes exhausta. Pero también sabes que todo el personal sanitario está actuando con una responsabilidad y un sentido del deber admirables. Es nuestra obligación hacer frente a cualquier amenaza contra la salud pública. Cada día en el hospital te aporta muchas historias que te llevas a casa cuando acaba el turno. Cuando llego a mi hogar, no puedo evitar pensar que ese día hemos contribuido a salvar una vida. O que, a pesar de todos los esfuerzos, no hemos podido evitar perderla. Como enfermera, ayer lloré de agradecimiento por las muestras de cariño recibidas. Ahora, el mejor regalo que nos pueden hacer es seguir las recomendaciones sanitarias y, sobre todo, no salir a la calle y quedarse en casa".

Rosa Corcuera

Especialista en medicina intensiva en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitari Sagrat Cor

"Esta pandemia nos ha cogido desprevenidos. Las autoridades han minimizado el problema de Wuhan y han actuado con retraso. Ahora nos llegan cada vez más casos y estamos haciendo lo posible para intentar que todo esto no se nos vaya de las manos. Los profesionales sanitarios estamos haciendo todo lo que podemos para ayudar. Pero faltan recursos y tenemos que recurrir a nuestra buena voluntad. Muchas veces, sobre todo cuando falta material, nos podemos llegar a exponer a posibles contagios para cuidar de nuestros pacientes. Y esto no debería ser así. Los mensajes de alerta no son para infundir miedo en la población, sino para que entiendan que tenemos que colaborar entre todos para frenar los contagios y evitar el colapso del sistema sanitario. Si lo conseguimos a tiempo, nos aseguraremos de que el sistema sanitario español, considerado el mejor de Europa, puede seguir atendiendo a todo el mundo".