Ir a contenido

NOTICIA FALSA

Un premiado niega que la Casa Real borrara el lazo amarillo de las fotos

El matemático Xavier Ros-Oton afirma que se puso el lazo sólo para subir al escenario

El conseller Puigneró da pábulo a la falsa noticia de que la Casa Real lo eliminara en su material gráfico

Michele Catanzaro

Un premiado niega que la Casa Real borrara el lazo amarillo de las fotos

Xavier Ros-Oton, el matemático que llevaba un lazo amarillo en la solapa cuando recogió este lunes el premio Princesa de Girona de investigación, ha negado a EL PERIÓDICO que la Casa Real borrara ese símbolo de sus fotos oficiales, tal y como ha sido denunciado en las redes sociales por cuentas vinculadas al independentismo. 

"Me lo puse para subir al escenario, no para la cena de después con los patronos de la fundación", aclara Ros-Oton. El investigador dice que no le consta ninguna manipulación de las imágenes. "Todos fueron muy amables y correctos conmigo", ha señalado. 

Esa falsa noticia se difundió a raíz de los tuits de la Casa Real, en los que aparece Ros-Oton sin llevar lazo, aunque sí lo hubiera lucido antes en el escenario.

El propio 'conseller' de Polítiques Digitals i Administracions Públiques, Jordi Puigneró, dio crédito en su perfil de twitter a la noticia falsa sobre esa supuesta censura:

Poco después, Puigneró borró su mensaje y escribió una rectificación en su cuenta.

Ros-Oton afirma que con el lazo quería comunicar que "en democracia las cosas se deciden votando y no tiene sentido que haya gente en la cárcel por plantear un tema en el Parlament o manifestarse de forma pacífica", algo que en su opinión comparte la mayoría de la sociedad catalana y una parte importante de la española. 

El investigador afirma que "el lazo no va en contra de nadie" y que se lo habría puesto "independientemente de si venía la Casa Real o no". Ros-Oton no ve incoherencia entre sus ideas y aceptar el premio. La entidad que entrega el permio "es una fundación privada de Girona, que hace un trabajo excelente de apoyo a los jóvenes [...] y estoy encantado de recibir el premio de parte de la fundación", afirma.

El premio Princesa de Girona reconoce trayectorias destacadas de jóvenes de entre 16 y 35 años. Ros-Otón, barcelonés de 31 años, lo recibió por sus destacadas aportaciones en el estudio de las ecuaciones en derivadas parciales.