Ir a contenido

HISTORIA EVOLUTIVA

Identificada la patria originaria de todos los humanos

Un estudio sitúa el origen del 'Homo sapiens sapiens' en el sur de la cuenca del río Zambezi hace 200.000 años

Esta región albergó entonces un enorme humedal en el que la población prosperó durante 70.000 años

El Periódico

Vanessa Hayes, investigadora responsable del estudio, junto a una comunidad de cazadores de Namibia

Vanessa Hayes, investigadora responsable del estudio, junto a una comunidad de cazadores de Namibia / Chris Bennett, Evolving Picture, Sydney, Australia

El sur de la cuenca del río Zambeze, uno de los más largos del continente africano, pudo haber sido la patria originaria de los humanos modernos hace unos 200.000 años. Así lo argumenta un nuevo estudio, publicado este mismo lunes en la revista científica 'Nature', en el que se sitúa el origen de los primeros 'Homo sapiens sapiens' en este punto geográfico. Es allí donde, según argumentan los investigadores, nuestros antepasados hallaron una "fértil y exuberante región verde" en la que prosperaron durante unos 70.000 años.

Esta 'patria ancestral' se situaría en lo que hoy es el norte Botswana, el oeste de Namibia y el este de Zimbabwe. Esta zona, actualmente desértica, fue en aquel entonces el hogar del enorme lago Makgadikgadi, que podría haber alcanzado hasta el doble de extensión que el actual segundo lago de agua dulce más grande de la Tierra, y posteriormente un gigantesco humedal. Los expertos sugieren que este antiguo ecosistema proporcionó un entorno ecológico estable para que los primeros antepasados ​​de los humanos modernos pudieran prosperar.

El análisis genético

El recién publicado estudio combina información sobre genética, geología y física climática para 'reescribir' los primeros capítulos de la historia humana. En esta ocasión, los investigadores recogieron muestras de sangre de habitantes de la zona para establecer un catálogo integral de los primeros genomas mitocondriales de los humanos modernos. A partir de ahí se añadieron 198 nuevas y raras variantes de esta información genética en la base de datos de la población más antigua de humanos modernos, también conocida como linaje L0. Esta nueva información filogenética se combinó con datos sobre la distribución lingüística, cultural y geográfica de la zona. Y, a partir de ahí, se pudo delimitar la zona en la que se habría situado la 'patria ancestral'.

Los investigadores explican que este estudio proporciona una ventana sobre los primeros 100 mil años de la historia de los humanos modernos. "El ADN mitocondrial actúa como una cápsula del tiempo de nuestros ancestros, acumulando los cambios que se producen durante generaciones. La comparación del código completo de ADN, o mitogenoma, de diferentes individuos proporciona información sobre qué tan estrechamente están relacionados", comenta Vanessa Hayes, líder del estudio afiliada al Instituto Garvan de Investigación Médica y a la Universidad de Sydney. Por eso mismo, la investigadora añade que "este trabajo no hubiera sido posible sin las generosas contribuciones de las comunidades locales y los participantes del estudio en Namibia y Sudáfrica".

Las primeras migraciones

"Observamos una divergencia genética significativa en los sublinajes maternos más tempranos de los humanos modernos, lo que indica que nuestros antepasados ​​emigraron de la patria hace unos 110.000 y 130.000 años", explica Hayes. "Los primeros migrantes se aventuraron hacia el noreste, seguidos por una segunda ola que viajó hacia el suroeste y una tercera población que permaneció en la patria hasta hoy", añade. La investigadora explica que los descendientes de estos primeros migrantes, que dejaron su población de origen para adaptarse a tierras más secas, pueden encontrarse hoy en la región de Kalahari.

Un análisis paralelo de la historia climática de África de los últimos 250.000 años también desvela una posible explicación para las primeras migraciones. "Nuestras simulaciones sugieren que la lenta oscilación del eje de la Tierra pudo haber cambiado la incidencia de la radiación solar de verano en el hemisferio sur, lo que llevaría a cambios periódicos en las precipitaciones en el sur de África", explica Axel Timmermann, director del Centro de Física del Clima del IBS en la Universidad Nacional de Pusan. "Estos cambios en el clima habrían abierto corredores verdes con vegetación, primero hace 130 mil años al noreste, y luego hace unos 110 mil años al suroeste, permitiendo a nuestros primeros antepasados ​​emigrar fuera de su 'patria' por primera vez".