Ir a contenido

"Es una cosa rara", según expertos

París acoge a 'Blob', la extraña criatura que puede pensar sin cerebro

Este organismo unicelular presenta una forma amorfa, tiene 720 sexos y puede crecer hasta 30 metros cuadrados

Agencia EFE

’Blob’, el extraño organismo unicelular amorfo, crece sobre un hongo expuesto en los jardines del zoo de París

’Blob’, el extraño organismo unicelular amorfo, crece sobre un hongo expuesto en los jardines del zoo de París / STEPHANE DE SAKUTIN (AFP)

El zoo de París acoge a partir de este sábado a un invitado difícilmente clasificable en el mundo científico: se trata del 'Blob', que en español significa literalmente masa amorfa, una inusual célula inteligente sin cerebro pero capaz de pensar. 

"No es un animal, ni un hongo, como dicen por ahí, es una célula con varios núcleos. Lo extraordinario es que consigue hacer cosas que muchos vertebrados con miles de células y neuronas no hacen", explica a Efe Luca Morino, especialista en comportamiento animal del zoo de París y responsable de 'Blob'. "Además, no es hembra ni macho, sino que tiene 720 sexos", explican los científicos.

Entre sus habilidades, resolver problemas complicados pese a no poseer cerebro. Se ha observado que esta inusual criatura es capaz, por ejemplo, de hallar la salida de un enorme laberinto de la manera más rápida y óptima. 

'Blob' puede encontrarse en lugares sombríos y húmedos / Benoit Tessier (REUTERS)

Amorfa e inmortal

'Blob' es sorprendente en todos los aspectos imaginables. Su cuerpo amorfo, que forma una llamativa masa amarilla, lejos parece extenderse como una red, crece a una velocidad de un centímetro por hora y puede llegar cubrir hasta 30 metros cuadrados

En la naturaleza, esta célula puede encontrarse principalmente en los bosques, especialmente en lugares sombríos y húmedos. Si se seca es capaz de revivir cuando vuelve a encontrar las condiciones adecuadas, por lo que los científicos tienden a destacar que es prácticamente inmortal.

El organismo, que se alimenta de bacterias y microbios, pertenece a la especie Physarum polycephalum, pero su nombre corriente es un homenaje a la película de ciencia ficción "The blob" (La masa devoradora), que protagonizó Steve McQueen en 1958.

"Una cosa rara"

"Es una cosa rara", declara el presidente del Museo Nacional de Historia Natural de París, Bruno David. Este peculiar organismo ha salido a la luz por primera vez gracias a la alianza entre el museo y del zoo parisiense, donde a partir de ahora servirá como material didáctico. "Somos un zoo atípico y esto es perfecto para el 'Blob', porque la gente quiere saber lo que es. Comunicar sobre las capacidades de esta célula, de la que sabemos muy poco, es muy interesante", cuenta Morino.

Además, su presencia en el zoo parisiense se utilizará para seguir estudiándolo, aprovechando su interacción en campos poco analizados, como su vida en la naturaleza, pues hasta ahora ha sido principalmente observado en laboratorios.

"Se sirve de mecanismos básicos, algunos de los cuales conocemos, como reglas básicas de transmisión de información. Pero también de otras cosas no tenemos ni idea. Constatamos capacidades extraordinarias, pero debemos comprender por qué lo ha hecho y esas son las preguntas que nos hacemos ahora", señala el científico.

Temas: Animales