Ir a contenido

EXPERIMENTO CON ANIMALES

Un estudio en ratones apunta a la clave para prolongar la longevidad

Científicos españoles logran roedores con telómeros hiperlargos y que viven de media un 13% más

Se trata de la primera vez en la que se encuentra una relación clara entre esta característica y el metabolismo

El Periódico

Ratones de laboratorio bajo una luz fluorescente, en una imagen de archivo

Ratones de laboratorio bajo una luz fluorescente, en una imagen de archivo / SAM YEH (AFP)

El nacimiento de los primeros ratones con telómeros mucho más largos de lo normal en su especie demuestra que es posible alargar la vida sin necesidad de modificaciones genéticas. Un nuevo estudio, liderado por un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y publicado en la revista 'Nature', demuestra que los animales con esta característica viven de media un 13% más, con mejor salud, sin cáncer ni obesidad. "Un logro sin precedentes", según argumentan los investigadores. 

Los expertos argumentan que se trata del primer trabajo que demuestra una relación clara entre el tamaño de los telómeros (extremo de los cromosomas encargados de proteger la integridad de la información genética contenida en el ADN), el metabolismo y, por lo tanto, la longevidad. "Este resultado apoya la idea de que, a la hora de determinar la longevidad, los genes no son lo más importante", señala Maria Blasco, jefa del Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO y autora del recién publicado trabajo. "Hay margen para alargar la vida sin alterar el material genético", añade.

En este caso, el logro ha sido posible gracias a la obtención y el cultivo de células madre embrionarias de ratón. Estas células pluripotentes, que pueden dar lugar a un organismo entero, fueron mantenidas durante más tiempo en una placa de cultivo 'in vitro'. Se trata de un proceso que no implica ninguna manipulación genética ni de ningún otro tipo que, a su vez, ha demostrado ser suficiente para alargar los telómeros por encima de la longitud normal de la especie. Posteriormente, estas células fueron utilizadas para generar embriones en los que el 100% de las células son descendientes de células con telómeros hiperlargos que, a su vez, han dado lugar a ratones más longevos y con mejor salud.

Cultivo 'in vitro'

La relación entre los telómeros y el envejecimiento no es nueva. Estudios anteriores ya habían demostrado que cada vez que las células se dividen los telómeros se acortan un poco, así que una de los principales indicadores del envejecimiento es la acumulación de telómeros cortos en las células. Es decir, que los organismos más viejos tienen telómeros más cortos. Los investigadores del CNIO ya habían demostrado en diversos trabajos que evitando el acortamiento de los telómeros mediante la activación de la telomerasa es posible prolongar la longevidad sin efectos secundarios.

Pero hasta ahora todas las intervenciones sobre la longitud de los telómeros se han basado en alterar la expresión de los genes, mediante una u otra técnica. De hecho el grupo del CNIO desarrolló hace unos años una terapia génica que promueve la síntesis de la telomerasa, con la que obtuvo ratones que viven un 24% más sin desarrollar cáncer ni otras enfermedades asociadas a la edad. Este nuevo estudio demostraría, por primera vez, que es posible conseguir mejoras significativas sin necesidad de alteraciones genéticas.

Resultados sin precedentes

"Estos ratones tienen menos cáncer y son más longevos", argumentan los investigadores de este nuevo trabajo. "Un hecho importante es que son más delgados de lo normal porque acumulan menos grasa. También muestran un menor envejecimiento metabólico, con niveles más bajos de colesterol y LDL (grasa mala), y una mejor tolerancia a la insulina y la glucosa. El daño en su ADN a medida que envejecen es menor y tienen una mejor función de sus mitocondrias, otro de los talones de Aquiles del envejecimiento", añaden los expertos.

En conclusión, "estos resultados sin precedentes demuestran que los telómeros más largos de lo normal en una especie dada no son perniciosos, sino más bien lo contrario: tienen efectos beneficiosos, como una mayor longevidad, retraso en la edad metabólica y menos cáncer".