Ir a contenido

SORPRENDENTEMENTE NORMAL

Borisov: el segundo viajero interestelar después de Oumuamua irrumpe en el Sistema Solar

Un nuevo estudio confirma que este objeto es "indistinguible de los cometas nativos del Sistema Solar"

Los expertos argumentan que los futuros trabajos sobre este objeto celeste supondrán un hito en astronomía

El Periódico

Imagen del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral

Imagen del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral / VLT

Hace apenas un par de años, el hallazgo de 'Oumuamua, el primer objeto interestelar procedente de fuera del Sistema Solar,  entusiasmó a la comunidad científica. Los astrónomos se mostraron emocionados ante la detección de este peculiar asteroide, hasta el punto que algunos incluso llegaron a especular con que se podía tratar de una nave alienígena. Ahora, una nueva búsqueda en los confines del espacio ha detectado la presencia de otro cometa interestelar, bautizado como Borisov en honor del astrónomo aficionado que lo descubrió. En este caso, para sorpresa de los investigadores, el objeto celeste llegado del espacio exterior es sorprendentemente similar a cualquier otro del Sistema Solar.

De tono rojizo

Un nuevo estudio de este viajero estelar  apunta que el cometa Borisov tiene una morfología dominada por el polvo, un tono rojizo y un núcleo sólido con un radio de aproximadamente un kilómetro. "Basándonos en estas características, este objeto parece indistinguible de los cometas nativos del Sistema Solar", explica Piotr Guzik, investigador de la Universidad Jagiellonian y autor principal de la investigación publicada este mismo lunes en la revista 'Nature'. "Esto es realmente genial porque significa que este nuevo visitante es uno de estos cometas interestelares míticos y nunca antes vistos", añade Michal Drahus, coautor de este estudio preliminar.  

"El cometa todavía está emergiendo del resplandor matutino del Sol y está creciendo en brillo. Será observable durante varios meses, lo que nos hace creer que lo mejor está por venir", comenta Waclaw Waniak, también autor del estudio de este objeto celeste. Los investigadores calculan que el 8 de diciembre este objeto alcanzará el punto más cercano al Sol de su órbita, por lo que será observado desde el telescopio hawaiano Gemini North y el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral. "Podemos decir con seguridad que la investigación en este cuerpo será transformadora para la astronomía planetaria y un hito para la astronomía en general", argumenta Guzik.

Viajero interestelar

El 30 de agosto de este año, el astrónomo aficionado Gennady Borisov descubrió este cometa interestelar que venía desde más allá de nuestro Sistema Solar. A partir de entonces, los expertos se movilizaron para corroborar el hallazgo. Tras la detección de Oumuamua, realizada en el 2017, un equipo de científicos desarrolló un programa apodado 'Interstellar Crusher' para escanear el cielo en busca de cometas y asteroides de cuerpos celestes expulsados ​​de sus sistemas planetarios. 

El 8 de septiembre, el programa emitió una alerta roja y notificó de un posible nuevo objeto que llegaba del espacio interestelar. Dos días después, el equipo de astrónomos ya estaba analizando las primeras imágenes del objeto obtenidas en el telescopio William Herschel en La Palma (España) y preparándose para recibir más datos de otros observatorios del globo. El 24 de septiembre la Unión Astronómica Internacional reconoció el objeto celeste y lo bautizó como Borisov, en honor a su descubridor. Ahora, con la publicación de esta nueva investigación de 'Nature', los expertos prevén seguir desentrañando los misterios de este viajero espacial.