21 feb 2020

Ir a contenido

PONENTES POLÉMICOS

El festival de las pseudoterapias

Famosos gurús de las corrientes alternativas se reúnen este fin de semana en un congreso en Balaguer

Las autoridades sanitarias muestran su rechazo hacia el evento, pero argumentan que no pueden censurarlo

Valentina Raffio / Olga Pereda

Los asistentes al congreso ’Salud censurada’ hacen cola para entrar en el monasterio de Santa Maria de Les Franqueses, esta tarde en Balaguer.

Los asistentes al congreso ’Salud censurada’ hacen cola para entrar en el monasterio de Santa Maria de Les Franqueses, esta tarde en Balaguer. / RAMÓN GABRIEL

El recóndito monasterio de Santa Maria de les Franqueses de Balaguer (Lleida) se ha convertido este fin de semana en el escenario de un polémico congreso que lleva por título ‘Salud censurada’, un eufemismo bajo el que se prevé dar voz a diversas teorías sin aval científico.  El evento, organizado por la asociación de plantas medicinales 'Dolce Revolució' y respaldado por el entorno del agricultor Josep Pàmies, está protagonizado por más de una decena de gurús de las pseudoterapias.

Los organizadores han vetado el acceso a EL PERIÓDICO argumentado que, aunque el evento estaba abierto a prensa escrita, este diario no era bienvenido. Miembros de la organización han manfiestado su total rechazo a la cobertura informativa que ha dado EL PERIÓDICO a las mal llamadas terapias alternativas. Cuando las periodistas han alegado su derecho a informar y que, simplemente, estaban trabajando, los organizadores han asegurado que "todos trabajan, los mercenarios también". Este diario entonces ha decidido permanecer fuera del recinto y escribir su crónica bajo la insistente mirada de varios de los organizadores.

Las charlas, en cualquier caso, han retransmitido vía 'streaming' de pago.  De esa manera, este diario ha podido ver cómo Pàmies inauguraba la jornada asegurando que su colectivo ha "plantado cara al poder"  y que sus tres objtivos siguen en pie: "cultivar plantas, comer mejor y no enfermar tanto". El payés ha alabado el sistema público hospitalario haciendo mención a su reciente ingreso para tratarse un problema cardíaco. "No renunciamos a las plantas hospitalarias", ha explicado en tono de broma. Después, ha dejado claro que "lo fácil" es recetar pastillas. "Queremos prevenir la enfermedad, que es la industria más poderosa del mundo", ha añadido entre los aplausos del públicos, audibles desde el exterior.

Congreso pseudocientífico

'Salud Censurada' se ha presentado de la mano de una decena de gurús de las pseudoterapias. Según se desprende del programa, uno de los temas estrella a tratar durante el congreso será la defensa del uso medicinal del clorito de sodio o MMS, un químico similar a la lejía utilizado a nivel industrial que algunos curanderos proponen como remedio contra el autismo y el cáncer pero que ha sido prohibido por la Agencia Española de Medicamentos. También se hablará de "la presencia de ADN fetal en las vacunas", del "origen emocional de las enfermedades" y de "la ingesta terapéutica de agua de mar", tres supuestos que los científicos han desmontado de forma recurrente. En general, se defenderá la libertad de elección de una serie de terapias supuestamente paliativas pero que no cuentan con el respaldo de la evidencia científica y que las autoridades sanitarias ven con más que recelo. De ahí que vigilarán de cerca este 'festival de las pseudociencias', según han confirmado a EL PERIÓDICO.

El congreso se anunció hace unos meses vía redes sociales y a los pocos días cerró las inscripciones esgrimiendo que el aforo ya estaba completo, por lo que abrió una lista de espera. Las ponencias tendrán lugar en una iglesia románica del siglo XII, situado a una media hora de Lleida y propiedad del Ayuntamiento de Balaguer, en la que habitualmente se compaginan actividades religiosas con eventos culturales como obras de teatro o conciertos. El consistorio defiende que la cesión de espacios públicos está abierta a todas las asociaciones que la soliciten y que, si el evento no está patrocinado por las arcas públicas, no se efectúa a priori un "control minucioso" del programa. "No soy ni socio ni simpatizante de 'Dolça revolució', pero mientras se cumpla la ley respeto la libertad de expresión, explica Jordi Ignasi Vidal, alcalde de Balaguer. "Sobre el papel, el programa del congreso no deja claro que se vaya a cometer ninguna ilegalidad. El año pasado se organizó un charla sobre el autismo y el MMS y, en esa ocasión, no cedimos el espacio público", añade.

Josep Pàmies, en el congreso 'Salud censurada' de Balaguer / RAMÓN GABRIEL

Antecedentes del evento

Este nuevo congreso viene a ser heredero de la jornada que hace justo un año también convocó el entorno de Pàmies bajo el título 'El autismo es recuperable'. Aquel acto planteaba el uso de la denominada 'terapia de la lejía' como remedio para el autismo (un trastorno del neurodesarrollo que hoy en día no tiene cura) a través de la ponencia estrella del gurú puertorriqueño Gregorio Placeres, también defensor de la introducción de orina en los oídos como paliativo para los niños a quienes sus propias familias habían diagnosticado con autismo. El seminario, que debía alojar una instalación pública, fue suspendido cautelarmente tras la denuncia de asociaciones de pacientes con autismo y, posteriormente, acabó celebrándose en el patio de una finca privada.

La controvertida celebración de aquel evento desató una reacción en cadena. Por un lado, la comunidad científica, las asociaciones de pacientes y escépticos y las autoridades sanitarias enfatizaron su rechazo hacia este tipo de citas potencialmente peligrosas para la salud pública. La Conselleria de Salut impuso 720.001 euros de multa para Josep Pàmies y su asociación por la promoción de falsas plantas medicinales (30.000 euros) y del uso terapéutico del MMS (90.001 euros por la difusión web, 600.000 euros por la organización del congreso). Por otro lado, los defensores de estas pseudoterapias han seguido promocionando estas teorías a través de un 'tour' de charlas por España y Sudamérica. En estas, el payés ilerdense ha llegado incluso a presumir de cómo pretende burlar las sanciones de la Generalitat para seguir defendiendo su causa.

Los ponentes estrella

Vistos los antecedentes, el congreso de este fin de semana se presenta al público en medio de una  fuerte expectativa. El evento prevé celebrarse durante tres días, de viernes a domingo, en horario de mañana y tarde. La entrada cuesta entre 5 y 25 euros por día dependiendo de los días a los que se quiera asistir. En la iglesia se celebrarán las ponencias y en los alrededores, si el tiempo lo permite, se instalarán paradas promocionales. A mediodía, además, se ofrecerá un menú (vegetariano) por un plus de 12 euros, acompañado de agua osmotizada (una 'versión depurada' del líquido que, aunque vendida como una alternativa más saludable, no ha demostrado ofrecer ningún beneficio para la salud). Por la noche habrá conciertos.

Entre los invitados estarán clásicos populares de la pseudociencia. Por ejemplo, Txumari Alfaro, el naturópata que ofrecía en los años 90 "bonitos y entrañables consejos" en 'La botica de la abuela' (TVE), gracias al eco mediático, se convirtió en un gurú de la salud 'natural'. Durante su trayectoria ha defendido que enfermedades graves como el cáncer tienen un origen emocional y  ha bendecido las propiedades curativas de la propia orina, tesis ambas que no cuentan con aval científico. En Balaguer, este defensor de la peligrosa técnica de "enemas de café para curar las migrañas" ofrecerá una charla titulada 'La irresponsabilidad y gravedad de quien aconseja tomar 2 o 3 litros de agua al día'. "El riñón es una bomba diseñada para eliminar un litro y medio de orina al día, no lo debemos sobrecargar. El exceso de agua hace que los riñones trabajen en exceso y se cansa", asegura en el folleto de las jornadas.

El médico Gabriel Ruiz, otro clásico de las pseudoterapias, tomará la palabra el domingo para disertar sobre 'El negocio de la enfermedad'. Licenciado en Medicina y Derecho, saltó a la fama por los 'peregrinajes' hacia su consulta en Aguilar de Campoo (Palencia), donde acuden enfermos de toda España en busca de cura incluso para las enfermedades más graves. Es un médico colegiado -además de empresario pastelero- y sus pacientes derrochan confianza ciega en sus tratamientos. Tanto que algunos lo llaman 'san Gabriel'. Cuando el enfermo entra en su despacho, encuentra un vergel. Rodeado de decenas de plantas, partituras y un loro, el doctor Ruiz recibe al cliente, le toma la mano y le pregunta qué le pasa, según dejó claro en una entrevista emitida en el programa 'En el punto de mira' (Cuatro) el año pasado. Firme defensor del MMS, Ruiz también defiende la idea de que las enfermedades surgen de un conflicto emocional. Si este se resuelve, el paciente recobra la salud.

Médicos titulados

Otro médico titulado que participará en las jornadas de Balaguer es Javier Herráez, para quien la ciencia oficial es "pseudociencia". El doctor -formado en acupuntura, medicina naturista y germánica- trabajaba como oncólogo en el sistema hospitalario, pero se vio "obligado" a abandonarlo por sus reticencias con la quimioterapia, un tratamiento que rechaza por "tóxico" y por implicar "matar moscas a cañonazos". También Isabel Bellostas es médica titulada y trabajó 18 años como pediatra. A raíz de la enfermedad de uno de sus hijos -según explicó en una entrevista en Mindalia TV- se apartó de la medicina y ahora es una de las voces más contrarias a las vacunas, a las que relaciona con el autismo, una afirmación que las autoridades sanitarias y científicas no cejan en desmentir.

El alemán Andreas Kalcker, que se autodefine como científico, hablará del dióxido de cloro. Según la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas, se trata de "uno de los principales promotores del MMS en España y vive de proclamar las bondades de este falso medicamento mediante charlas, en las que lo presenta como una solución para todo tipo de males, incluidos el cáncer, el sida, la malaria y el autismo". Esas mismas fuentes añaden que en 2012 la Guardia Civil se presentó en una de sus charlas, en Ibiza, por violar las leyes de protección de salud pública españolas. Los agentes le acusaban de poner a la venta el producto por 35 euros. Fue puesto en libertad, pero se le imputó de un delito contra la salud pública.

El congreso también contará con ponencias antivacunas encabezadas por profesionales médicos como Isabel Bellostas (que defenderá la presencia de ADN fetal en los preparados) y Xavier Uriarte Llorente (que prevé hablar de 'La gran mentira' de la protección de grupo). Josefina Fraile cerrará la sesión de ponencias, antes de la clausura de Pàmies, con una charla sobre la 'gran mentira' del cambio climático 'provocado por el hombre', en la que se defenderá la tesis (conspiracionista) de que la crisis climática es "un arma de guerra y económica". Tampoco podía faltar en el elenco de ponentes Teresa Forcades, médica, teóloga y acérrima defensora tanto de Pàmies como del MMS.

Reacciones de las autoridades

El 'festival de las pseudociencias', lejos de pasar inadvertido, se ha convertido en un foco de debate entre los organismos reguladores. Las autoridades políticas y sanitarias argumentan que con el marco normativo actual no es fácil vetar este tipo de encuentros. El Col·legi Oficial de Metges de Lleida (COMLl) ha emitido un comunicado para "reiterar públicamente su condena a las iniciativas que promueven la utilización de terapias sin evidencia científica en el tratamiento de las enfermedades" y ha anunciado que ya ha notificado a la Fiscalía para que considere "realizar actuaciones para evitar prácticas contrarias a la salud, que pueden llevar a un engaño a los usuarios generando falsas expectativas sobre la base de una publicidad engañosa". El Consell de Col·legis de Metges de Catalunya (CCMC) ha asegurado que "la estafa moral y posiblemente económica de estos encuentros comporta un grave riesgo para la salud de los ciudadanos". Otros colegios de médicos también se han puesto en pie de guerra contra este tipo de eventos y, a su vez, han recriminado la falta de medidas preventivas. 

Mientras, el Departament de Salut de la Generalitat explica a EL PERIÓDICO que en esta ocasión también se ha seguido el protocolo preventivo aplicado a todos los actos de este tipo organizados hasta la fecha. La entidad no puede censurar ningún acto ya que, a priori, debe prevalecer la libertad de expresión. Pero, conociendo el historial argumental de los ponentes, la 'conselleria' se ha puesto en contacto con los organizadores del evento para informarles de que, en función de contenido de las ponencias, podían vulnerar el reglamento de promoción de prácticas sanitarias. Una vez enviado este aviso, las autoridades se han comprometido a vigilar muy de cerca el contenido difundido durante estas jornadas y, si es el caso, abrir un expediente de investigación (que puede durar meses) y, si se hallara alguna información que va contra de la normativa, imponer una sanción. Exactamente el mismo proceso que se siguió con la conferencia del pasado diciembre en Argentona en la que también se defendió la 'terapia de la lejía' y que, según confirman fuentes de la consellería, sigue bajo investigación.

Sin palabras de Sanidad

Pero, tal y como han reiterado los organismos reguladores consultados por este diario, la actual normativa encorseta las actuaciones preventivas. Otra cosa sería que el ambicioso plan del Gobierno central contra las pseudoterapias -presentado a bombo y platillo por los ministros de  Sanidad y Ciencia en noviembre del año pasado- se hubiera llegado a aprobar. El texto está en barbecho debido al parón legislativo provocado primero por el adelanto electoral y segundo por la falta de acuerdo para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Si el Ejecutivo hubiera dado luz verde al texto, las autoridades tendrían muchos más mecanismos para prohibir este tipo de encuentros falsamente científicos. Uno de los apartados del plan implica reforzar los mecanismos de control existentes para evitar la promoción comercial de prácticas no amparadas por la ciencia ya sea en jornadas, redes sociales o internet. "En ningún caso se podrá promocionar productos diciendo que, por ejemplo, curan el cáncer. [Los defensores de las pseudoterapias] podrán decir cualquier cosa, que sus clientes hacen el pino puente o que dan volteretas con sus productos. Pero nada más", insistió la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, en noviembre de 2018 cuando presentó el plan junto al titular de Ciencia, Pedro Duque. Ambos -ella es médico y él, astronauta- se han mostrado siempre muy combativos contra cualquier tipo de pseudoterapia. Sin embargo, ante las jornadas de Balaguer, el ministerio de Sanidad no ha respondido a ninguna de las preguntas de EL PERIÓDICO.