Ir a contenido

FENÓMENO GLOBAL

Las resistencias a los antibióticos prevalecen en zonas densamente pobladas

Casi la mitad de estafilococos hallados en las áreas públicas de Londres son inmunes a dos o más fármacos

Los expertos señalan que esta situación es común en las ciudades con altas densidades de población

Valentina Raffio

Una multitud de pasajeros espera para entrar en el metro de Londres

Una multitud de pasajeros espera para entrar en el metro de Londres / Andy Rain (EFE)

El mundo entero está inundado de bacterias. Sin ir más lejos, la mitad de las células del cuerpo humano son bacterias. Y no pasa nada. Pero a veces, algunos de estos microorganismos se hacen más fuertes. El problema llega cuando las bacterias patógenas, las causantes de enfermedades infecciosas, aprenden a luchar contra los antídotos que habíamos encontrado para frenarlas. La expansión de las resistencias a los antibióticos se focaliza en lugares como los hospitales y centros sanitarios, donde la concentración de pacientes y medicamentos favorece la selección de los microorganismos más resistentes. Pero, más allá de estos entornos, las bacterias resistentes también 'infestan' otros rincones de la ciudad. Más en el caso de grandes metrópolis.

Un reciente estudio publicado en la revista 'Scientific Reports' ha analizado la presencia de bacterias en los espacios públicos londinenses como estaciones de metro, centros comerciales y hospitales. En estos concurridos lugares, los investigadores buscaron  en recepciones, pasillos, ascensores, baños y demás áreas públicas muestras de estafilococos, un grupo de bacterias causantes de infecciones en humanos. El análisis identificó la presencia de un total de 600 estafilococos individuales, de los cuales 281 (un 46.83%) mostraron resistencia a dos o más antibióticos. La gran mayoría de estos (un 80,42%) se mostraban inmunes a la penicilina, uno de los fármacos más utilizados en el tratamiento de infecciones. Un 72,4% también se mostraron inmunes al ácido fusídico y un 54,45% a la eritromicina, compuestos utilizados como sustitutos en personas con alergia a la penicilina.

Patrones globales

La investigación también encontró determinados patrones en la difusión de bacterias resistentes a múltiples fármacos, que a su vez encaja con hallazgos de estudios anteriores. Las zonas comunes de los hospitales londinenses resguardan una mayor proporción de microorganismos resistentes que otros entornos públicos no hospitalarios de la misma ciudad. Asimismo, las muestras recolectadas en la zona este de la ciudad, el área con mayor densidad de población de la metrópolis inglesa, muestran una mayor resistencia que aquellas que corresponden a las zonas oeste. Estos datos respaldan la idea de que cuanto más uso de antibióticos y mayor concentración de población, más aumenta la presencia de las bacterias resistentes a los fármacos.

 "Si repitiéramos este estudio en grandes ciudades como Barcelona o Madrid el resultado sería probablemente el mismo", comenta José Ramos Vivas, microbiólogo y autor de 'Superbacterias', un libro divulgativo sobre la cuestión. Investigaciones previas ya han demostrado, mediante el estudio de las depuradoras y las plantas de tratamiento de aguas residuales, que las grandes ciudades se convierten en el caldo de cultivo perfecto para las 'superbacterias'. Los países del sur de Europa, entre los que destacan los mediterráneos del eje Portugal-España-Chipre, destacan como aquellos con una mayor prevalencia de microorganismos resistentes a los fármacos.

El experto señala que el problema de la expansión de las resistencias a los antibióticos necesita ser abordado de manera prioritaria, implicando a diferentes actores de la sociedad. "Las autoridades sanitarias y medios de comunicación deben trabajar para concienciar a la población, los hospitales para mejorar la prescripción de antibióticos y los pacientes deben ser prevenidos con el consumo de medicamentos", comenta Ramos, también investigador y director del laboratorio de Microbiología Celular del Instituto de Investigación Sanitaria Valdecilla Idival.