Ir a contenido

MENSAJE CÓSMICO

Las letras hechas en BCN que están en la Luna

La placa que el 'Apollo 11' dejó en la Luna se imprimió con tipos fundidos en Gràcia

Una empresa de la ciudad es la propietaria de la emblemática tipografía Futura

Michele Catanzaro

Wolfgang y Viviane Hartmann, en Barcelona.

Wolfgang y Viviane Hartmann, en Barcelona.

Salvador Ribas, hoy director del Parc Astronòmic del Montsec, empezó a tener curiosidad por el espacio de niño, cuando corria por las plazas de Gràcia. Cuando manifestó ese interés, sus padres sacaron de un cajón una tableta metálica y se la enseñaron. Era una copia en miniatura de la placa que los astronautas del Apollo 11 habían dejado en la Luna.

La placa llevaba el dibujo de dos hemisferios terrestres, las firmas de los tres astronautas y del presidente Nixon y el siguiente texto: "Aquí hombres del planeta Tierra pusieron pie en la Luna por primera vez en Julio de 1969 d.C. Vinimos en paz en nombre de toda la humanidad".

Todo ello, escrito en la limpia y elegante tipografía Futura, la misma que más tarde emplearían Volkswagen e Ikea, Swissair y Absolut Vodka, Nike y Shell.

Los padres de Ribas le dijeron que su reproducción era un recuerdo de la empresa donde trabajaban: la Fundición Tipográfica Neufville, emplazada en la Travessera de Gràcia. Los tipos con los cuales se imprimió la placa lunar original se habían fundido allí, le aseguraron.

Desde entonces, Ribas quiso averiguar cómo habían llegado esas letras de Barcelona a la Luna. Así se lo expresó a EL PERIÓDICO, del cual también es colaborador, hace un tiempo.

Impresores alemanes

La historia que averiguó el diario empieza en 1921, cuando el hijo de unos impresores de Frankfurt, los Hartmann, desembarcó en Barcelona. El joven venía a hacer una estancia en Neufville, que era la filial española de la empresa familiar, la Bauersche Giesserei.

"Al cabo de tres meses mi padre telefoneó a Frankfurt y dijo que se quedaba", relata Wolfgang Hartmann, hijo del impresor y heredero de la empresa.

Seis años después, en 1927, la casa madre se hizo con un chollo: la tipografía Futura, diseñada para esa empresa por el artista Paul Renner. Esta letra sencilla y clara triunfó entre diseñadores, publicitarios y artistas de todo el mundo.

Luego llegó la guerra. En 1939, Estados Unidos prohibió toda importación de Alemania. Desde entonces, Barcelona se convirtió en el único canal por el cual la tipografía Futura podía alcanzar uno de los países donde más se usaba. Neufville ya era una empresa autónoma española, pero podía usar la tipografía por la relación familiar con la matriz alemana.  

Después de la guerra, la empresa de Barcelona siguió siendo el único proveedor de Estados Unidos porque se había especializado en fundir los tipos usados en las imprentas americanas, distintas a las europeas.

Odisea en el espacio

Debieron venir de Barcelona, por ejemplo, las letras Futura empleadas en la gráfica de '2001: Una odisea del espacio', la película de 1968 de Stanley Kubrick. "Quizás la NASA se inspiró en esa película para elegir nuestra tipografía para la placa lunar", aventura Hartmann.

La familia se enteró de que su letra había llegado a la Luna por la prensa. Entonces cuando encargó las reproducciones, que llegaron incluso a manos del dictador Franco, el ministro Fraga y el rey Juan Carlos.

"No guardamos el contrato con la NASA, pero estamos seguros de que los tipos salieron de Neufville: no había otro productor", explica Hartmann. La empresa era la titular de la matriz. Los clientes les pedían cajetines de tipos de plomo y ellos los producían y enviaban. "La NASA debía tener nuestros cajetines de Futura en sus comodines y decidió usarlos", afirma Hartmann.

Al momento de escribir este artículo, la agencia estadounidense no había acabado de comprobar esta historia. El historiador espacial Roger Launius afirma que posiblemente el contrato no fue directamente con la agencia, sino con algún proveedor de servicios tipográficos.

Digitalización

Hoy en día, la hija de Wolfgang Hartmann dirige la empresa heredera de Neufville, llamada Bauer Types y también emplazada en Barcelona. "Somos la única empresa del sector que ha sobrevivido a la digitalización como empresa familiar", afirma Vivian Hartmann.

Bauer Types sigue teniendo los derechos de explotación de Futura pero ahora su negocio es vender fuentes digitales a clientes como Apple y un sinfín de webs y aplicaciones.

"Futura fue diseñada en 1927 pero sigue siendo de máxima actualidad, por su geometría y nitidez. Es una tipografía moderna en todos los tiempos", concluye Vivian Hartmann.

El mundo celebra los 50 años de la llegada a la Luna

Hace medio siglo, en Julio de 1969, un ser humano puso pie por primera vez en un cuerpo celeste distinto a la Tierra, la Luna. La Unión Soviética había lanzado al espacio el primer satélite, el Sputnik, en 1957, y el primer humano, Yuri Gagarin, en 1961. Estados Unidos respondió con el proyecto Apollo, que consiguió enviar tres astronautas a la Luna. La misión Apollo 11 despegó el 16 de Julio de 1969 y aterrizó cuatro días después el 20 de Julio. Sólo dos de los tripulantes, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, bajaron al satélite. Además de un hito ingenierístico, el evento fue un acontecimiento mediático global, que influyó en el imaginario y la cultura. Los relatos de los astronautas que describían la tierra como un frágil "punto azul pálido", se consideran un ingrediente fundamental en el sucesivo surgimiento de la conciencia ambiental. A lo largo de esta semana, se prevén celebraciones del aniversario en todo el mundo. El 16 de Julio, Aldrin y Michael Collins (el tercer astronauta, que quedó al mando de la cápsula lunar) volverán a la plataforma de despegue de la misión. El 19 de Julio, la web de la NASA emitirá un especial titulado “NASA's Giant Leaps: Past and Future”. En España, se prevén sesiones de observación de la Luna con telescopios en varios puntos del territorio, incluyendo dos noches especiales organizadas por la Sociedad Española de Astronomía en el marco del Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Temas: Luna NASA