Ir a contenido

SORPRENDENTE HALLAZGO

Los chinos usaban marihuana en ritos fúnebres hace 2.500 años

El análisis de una tumba desvela la presencia de la 'firma química' de cannabis con altos niveles de THC

Se trataría de la prueba más antigua del uso de esta sustancia por sus propiedades psicoactivas

El Periódico

Tumba en la que se han hallado los restos de cannabis

Tumba en la que se han hallado los restos de cannabis / Xinhua Wu

Poco se sabe de los primeros consumidores de cannabis. De hecho, apenas hay evidencias arqueológicas e históricas del uso de marihuana en el mundo antiguo. Ahora, un nuevo artículo publicado en la revista ‘Science Advances’ anuncia el hallazgo de restos de esta hierba conservados en quemadores de incienso funerarios de 2.500 años de antigüedad en el cementerio de Jirzankal, situado en la remota región de Pamir (China). Según argumentan los investigadores responsables del estudio, estaríamos ante la evidencia más antigua jamás encontrada del uso del cannabis por sus propiedades psicoactivas.

El hallazgo, llevado a cabo por un equipo liderado por el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, la Academia de Ciencias de China y la Academia de Ciencias Sociales de China, demostraría que el cannabis se utilizaba como parte de los rituales mortuorios de la época. En esos actos, los participantes seleccionaban las plantas con niveles más altos de tetrahidrocannabinol (THC), el principio activo que otorga al cannabis sus propiedades psicoactivas.

"Este estudio sobre el uso antiguo de cannabis nos ayuda a entender las prácticas culturales humanas más tempranas y habla de la conciencia humana intuitiva sobre los fitoquímicos naturales (sustancias activas) de las plantas", explica Yimin Yang, investigador de la Universidad de la Academia China de Ciencias en Pekín y autor principal del estudio. Yang, quien ha estudiado antiguos residuos orgánicos en el este de Asia durante más de 10 años, argumenta que "los análisis de biomarcadores abren una ventana única sobre los detalles de la explotación de plantas antiguas y la comunicación cultural que otros métodos arqueológicos no pueden ofrecer".

La 'ruta del cannabis'

En este nuevo estudio, los investigadores utilizaron un método conocido como cromatografía de gases-espectrometría de masas para aislar e identificar compuestos químicos conservados en los quemadores mortuorios. Gracias a ello descubrieron que la ‘firma química’ de los compuestos aislados coincidía exactamente con la firma química del cannabis. Los datos obtenidos también mostraron un nivel más alto de THC del que normalmente se encuentra en el cannabis silvestre, por lo que se supone que esas plantas fueron seleccionadas expresamente por sus propiedades psicoactivas.

Esta 'selección de las plantas' sugeriría un comercio especializado. Por eso mismo los investigadores argumentan que este nuevo hallazgo sitúa a la región de Pamir, hoy aislada de los principales núcleos urbanos, como un punto clave en la ruta de la seda, la red comercial más importante del mundo antiguo. Robert Spengler, el arqueobotánico principal de este nuevo estudio, también investigador en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, explica: "Las rutas de intercambio de la primera ruta de la seda funcionaron más como los rayos de una rueda de carreta que como una carretera de larga distancia, situando la zona de Asia Central en el corazón del mundo antiguo".

Temas: Arqueología