Ir a contenido

PRÁCTICA CONTROVERTIDA

Un científico ruso planea más bebés editados genéticamente pese al veto de las autoridades científicas

El biólogo comenta a la revista 'Nature' que el procedimiento se realizará antes de fin de año

Expertos internacionales se han posicionado contra el uso de esta terapia en humanos

El Periódico

Trabajos de laboratorio.

Trabajos de laboratorio. / MARK SHIEFELBEIN (AP)

Denis Rebrikov, un biólogo ruso que dirige un laboratorio de edición de genomas en la clínica de fertilidad más grande de Rusia, ha anunciado sus planes para diseñar más bebés editados genéticamente. Si sus planes siguen adelante, este científico ruso se convertiría en la segunda persona en utilizar la técnica CRISPR en humanos, después de que el pasado mes de noviembre He Jiankui anunciara el nacimiento de las primeras 'bebés editadas'. Desde entonces, autoridades científicas internacionales se han posicionado contra esta práctica y han solicitado el fin de estos experimentos. 

A pesar de ello, Rebrikov anuncia a la revista 'Nature' que que está considerando implantar embriones editados genéticamente en mujeres antes de finales de año. El experimento que planea también estaría enfocado en el gen CCR5, que codifica una proteína que permite que el VIH ingrese a las células. Su intención es deshabilitarlo para evitar que los embriones de madres VIH positivas puedan contraer el virus en el útero. Este enfoque sería una alternativa al utilizado por He, quien modificó el gen creado por padres con VIH.

El biólogo molecular argumenta que su enfoque "ofrecerá mayores beneficios, planteará menos riesgos y será más justificable éticamente". De ahí que, según ha argumentado a la revista científica, su experimento debería ser "más aceptable para el público". Convencido de sus argumentos, Rebrikov ha explicado que ya ha alcanzado un acuerdo con un centro de VIH de Moscú para reclutar a mujeres infectadas que quieran participar en el experimento. El científico se justifica diciendo que su intención es ayudar, por lo que solo prevé seleccionar solo aquellas que no respondan a los medicamentos estándar contra el VIH.

Expertos contra el experimento

El anuncio de Rebrikov ha reavivado el debate entre los expertos. En su caso, cabría recordar que la legislación rusa prohíbe expresamente casi cualquier forma de ingeniería genética. Pero, dado que el uso  del CRISPR es relativamente reciente, no está claro si la normativa se puede aplicar al uso de esta técnica. Las leyes sobre reproducción asistida tampoco hacen ninguna mención a la cuestión. 

Ante la moratoria, Rebrikov espera que el ministerio de salud aclare las reglas sobre el uso clínico de la edición de genes de embriones en los próximos nueve meses. El científico argumenta que siente "una gran urgencia por ayudar a las mujeres con VIH" y está "tentado de continuar con sus experimentos incluso antes de que Rusia elimine las regulaciones". Pese a ello, el biólogo declara que, para evitar eventuales represalias, planea buscar la aprobación de tres agencias gubernamentales. El proceso, según explica, podría llevar de un mes a dos años.

Tras el escándalo científico del pasado noviembre, expertos internacionales han alzado la voz contra esta práctica que, según argumetan, aun necesita más estudio antes de ser aplicada en humanos. Y es por ello que piden que tales experimentos deberían prohibirse hasta que se elabore un marco ético internacional en el que se regulen las circunstancias según las cuales debería permitirse la edición genética y, sobre todo, hasta que se logren las medidas de seguridad que respalden esta práctica.

Temas: CRISPR Genética