Ir a contenido

PRODIGIO TECNOLÓGICO

Barcelona triunfa en la competición europea para un superordenador de nueva generación

La Unión Europea aportará 100 millones de euros, una de las mayores inversiones hasta la fecha en España

El Marenostrum 5 podrá ejecutar 200.000 billones de operaciones por segundo con un pico de 200 Petaflops

Valentina Raffio

Imágenes del superordenador MareNostrum en el Barcelona Supercomputing Center. / LUCÍA MELER (VÍDEO: BSC)

La carrera por el liderazgo de la supercomputación despega en el viejo continente. Este mismo lunes, la Comisión Europea anunciará oficialmente que el Barcelona Supercomputing Center–Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) es una de las entidades elegidas para albergar la siguiente generación de superordenadores, los prodigios tecnológicos capaces de trasformar el 'big data' en conocimiento. El proyecto dará luz al Marenostrum 5, el relevo de las máquinas actuales, capaz de ejecutar 200.000 billones de operaciones por segundo (con una potencia pico de 200 Petaflops).

La Unión Europea prevé invertir en este nuevo superordenador cerca de 100 millones de euros, la inversión más alta en una infraestructura de investigación en España. El proyecto también contará con la financiación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, la Generalitat de Catalunya y, en una proporción aún por determinar, de Portugal, Turquía y Croacia, países que apoyaron la candidatura española ante Europa. Siguiendo la hoja de ruta marcada por las autoridades europeas, el superordenador se pondrá en marcha el 31 de diciembre del 2020.

La decisión, tomada por la 'European High-Performance Computing Joint Undertaking' (EuroHPC), se enmarca en los objetivos del el 'Horizonte 2020'. En su hoja de ruta para el desarrollo de infraestructuras científicas, la Unión Europea planea construir tres superordenadores a preexaescala (con un rendimiento pico de al menos 150 Petaflops) y cinco supercomputadores a petascala (capaces de ejecutar como mínimo 4 Petaflops). Barcelona, en este caso, se situaría entre los primeros pasos en la construcción de la red de supercomputadores europeos de alta capacidad. 

Estos potentes dispositivos, capaces de procesar enormes cantidades de satos en tan solo unos segundos, ya están siendo utilizados en diferentes ámbitos de la investigación, entre las que se incluye un amplio abanico de disciplinas que va desde las ciencias de la vida hasta la astrofísica, pasando por la nanociencia y la ingeniería. En el centro barcelonés, sin ir más lejos, el Marenostrum ha permitido el descubrimiento de genes asociados con enfermedades como el cáncer o la diabetes y del 'mapa de la Vía Láctea' más grande obtenido hasta la fecha.

El nuevo superordenador  

Las nuevas instalaciones quedarán repartidas físicamente entre la capilla de Torre de Girona, actual sede del superordenador, y las plantas inferiores del nuevo edificio del Barcelona Supercomputer Center, situado a pocos metros del hogar de su antecesor. De esta manera, la potencia computacional del Centro Nacional de Supercomputación aumentará 17 veces a la disponible actualmente y hasta 10.000 veces respecto al primer superordenador barcelonés, el Marenostrum 1, inaugurado en el 2004.

"Siempre hemos pensado que Europa debía trabajar unida en un área tecnológica en la que competimos con países tan potentes como Estados Unidos, China y Japón, y estamos muy satisfechos de poder decir ahora que Barcelona tendrá uno de los primeros superordenadores incluidos en la nueva hoja de ruta europea de supercomputación", afirma Mateo Valero, director del Barcelona Supercomputing Center. "Este anuncio también es para nosotros un reconocimiento a nuestra experiencia de más de 15 años investigando y dando servicio de alto nivel, así como a nuestras propuestas y ambiciones de futuro en el terreno de la supercomputación". "Ni la candidatura ni el éxito obtenidos hubieran sido posibles sin la confianza que han depositado los patronos en nuestro centro desde su fundación en 2004. Buena parte de nuestro triunfo se lo debemos al hecho de haber tenido el apoyo del Gobierno de España, de la Generalitat y de la UPC de manera continuada", afirma el director asociado del BSC, Josep M. Martorell.

Centro de investigación referente

Todo apunta a que la nueva generación de superordenadores traerá nuevos proyectos. "La demanda de servicios de supercomputación aumenta a medida que los científicos conocen lo que puede aportar un supercomputador a su investigación y varía conforme a las tendencias tecnológicas del momento. Disponer de un superordenador como el futuro MareNostrum 5 nos permitirá seguir ofreciendo un servicio de primer nivel desde Barcelona", afirma el director del Departamento de Operaciones del BSC, Sergi Girona.

Tras el anuncio, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque ha manifestado que es una "inmensa alegría que la CE haya apostado por la candidatura española para albergar uno de sus superordenadores de última generación". El ministro ha resaltado el trabajo realizado por el Gobierno de España y la importante colaboración del resto de países que han respaldado la candidatura. Duque ha explicado que la supercomputación "ha sido y es un área estratégica para España" y que el Centro Nacional de Supercomputación "es un referente mundial en ciencia e innovación, con 600 trabajadores altamente cualificados que proceden de más de cuarenta países y un departamento de investigación en Ciencias de la Computación de primer nivel internacional".