Ir a contenido

Evolución demográfica

Los adolescentes de ahora tienen peor salud que los de hace 25 años

La revista 'The Lancet' publica el primer estudio a gran escala sobre bienestar en jóvenes de entre 10 y 24 años

El análisis histórico desvela que la juventud se enfrenta a más desafíos respecto a sus homólogos del 1990

El Periódico

Un grupo de adolescentes, en una imagen de archivo

Un grupo de adolescentes, en una imagen de archivo

Los adolescentes, un grupo que ya ha alcanzado la cifra de 1.800 millones de individuos, se han convertido en la generación más grande de la historia. Sin embargo, el crecimiento demográfico de este sector de la población no siempre ha ido acompañado de mejoras estructurales para garantizar su bienestar. Desde 1990 hasta el 2016 hubo 250.000 jóvenes más viviendo en entornos que, en muchos casos, no adaptaron su inversión acorde al crecimiento de la población. Así lo concluye el primer estudio a gran escala, publicado este martes en la revista científica ‘The Lancet’, en el que se han analizado 12 indicadores de salud de los adolescentes de 195 países. Los resultados del análisis apuntan a que hoy en día los jóvenes de entre 10 y 24 años se enfrentan a mayores desafíos que sus homólogos de hace 25 años.

Los números hablan claro. En el último cuarto de siglo, el mayor crecimiento de población ha tenido lugar en países de ingresos bajos y medios en los que se encuentran más de la mitad de los adolescentes del mundo. Allí, según concluye esta nueva investigación, los jóvenes tienen más probabilidades de ver empeorados su salud y su bienestar. Más de la mitad de las enfermedades no transmisibles tienen como receptor potencial a los actuales adolescentes, la mayoría de los cuales pertenecen a estos entornos en vías de desarrollo. La obesidad afecta a uno de cada cinco y la anemia a uno de cada cuatro. El consumo de alcohol repunta ligeramente, a la par que el de tabaco disminuye en este sector de la población. as desigualdades, además, siguen dividiendo las oportunidades de los jóvenes de prosperar, lo que también se traduce en un factor determinante para su salud y bienestar.

Dietas, guerras, migración

"Los medios sociales y digitales, las dietas cambiantes, la urbanización, el conflicto armado y la migración son algunas de las fuerzas que están configurando el crecimiento y el desarrollo de la salud de los adolescentes, y el mundo no se está manteniendo al día. Con un enorme aumento en el número de adolescentes que crecen en los países pobres, los desafíos globales en la salud son mayores ahora que hace 25 años", argumenta George Patton, autor principal del estudio e investigador del Murdoch Children's Research Institute.

Este nuevo análisis histórico del estado de salud y bienestar de los jóvenes contribuye, según argumentan los investigadores responsables del trabajo, no tan solo a conocer su evolución en el tiempo sino también a plantear desafíos para el presente y el futuro de esta generación. Los datos obtenidos de este análisis podrán servir para mejorar las políticas de los gobiernos en materia de juventud o, en los casos de los países con menores recursos económicos, identificar aquellas prioridades clave para garantizar la salud de este sector de la población.

Planes integrales

En este sentido, los expertos reclaman fomentar planes integrales que garanticen la prosperidad de la juventud, no tan solo a través del acceso al sistema sanitario sino también a la educación. "La adolescencia es una fase formativa de la vida durante la cual los patrones de crecimiento, desarrollo y comportamiento establecen una base para la salud en la vida posterior y para la próxima generación", argumenta Peter Azzopardi,  autor principal del estudio e investigador en el Burnet Institute.

"Una creciente población adolescente en muchos países de ingresos bajos y medios podría proporcionar una oportunidad sin precedentes para impulsar el desarrollo socioeconómico. La salud y el bienestar de los adolescentes podrían ser fundamentales para lograr los objetivos de desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza. Sin embargo, muchos jóvenes en estos entornos aún llevan una mayor carga de enfermedad y siguen estando expuestos a mayores riesgos para la salud", concluye el investigador.

El freno de las desigualdades de género

El análisis demográfico desvela, una vez más, el ‘freno’ que suponen las desigualdades de género para la salud y el bienestar de los adolescentes. El fenómeno tiene un alcance más o menos global, aunque su incidencia es mayor en los países de bajos ingresos. 175 millones de jóvenes mujeres siguen sin tener acceso a una educación, una cifra que triplica la de los hombres. 12 millones de adolescentes tienen hijos durante esta etapa, 66 millones se casan antes de cumplir los 18.

"Lograr la equidad de género se encuentra entre los factores determinantes de la salud y el bienestar de los adolescentes. Esto requerirá tomar medidas en muchos frentes, incluidos el empoderamiento económico y laboral, un mejor acceso a la atención médica esencial, la anticoncepción, la implementación de marcos legislativos para proteger a las niñas del matrimonio precoz y los cambios en las normas comunitarias", añade Patton.

Temas: Adolescentes