Ir a contenido

misión espacial

Una sonda japonesa se posa sobre un asteroide situado a 300 millones de kilómetros

El objetivo de la misión es recoger datos para investigar sobre el origen del universo

Está previsto que 'Hayabusa' regrese a la Tierra en diciembre del 2019

Adrián Foncillas

Trabajadores de la agencia espacial japonesa JAXA muestran imágenes de la expedición de la sonda.

Trabajadores de la agencia espacial japonesa JAXA muestran imágenes de la expedición de la sonda. / REUTERS / KYODO

Ha sido un viaje de cuatro años. La sonda japonesa 'Hayabusa 2' se ha posado este viernes sobre el satélite Ryugu, situado a 300 millones de kilómetros entre las órbitas de la Tierra y Marte. Allí recogerá muestras y regresará. De esa epopeya se espera algo de luz sobre los arcanos del universo.

Los datos enviados por la sonda muestran los cambios de velocidad y dirección que sugieren que ya ha tocado el suelo. “Hemos completado la misión”, ha confirmado Takashi Kubota, director de Investigación de la Agencia Espacial Japonesa (JAXA, por sus siglas inglesas), entre los aplausos del personal.

El plan, a partir de ahora, parece sencillo. La sonda disparará un proyectil de apenas cinco gramos sobre la superficie para levantar el polvo que quedará flotando por el débil campo gravitatorio. Será el momento del llamado “cuerno de muestras”, una herramienta de un metro de largo que sobresale de la base y que funciona como recogedor. La sonda regresará después a la órbita alrededor del asteroide y repetirá la operación al menos tres veces en las próximas semanas con el fin de acumular unos diez gramos de restos. 

Imprevistos

Pero la misión ha tenido que lidiar con los inherentes imprevistos de lo desconocido. Los dos pequeños robots que la sonda envió a la superficie en septiembre mandaron fotos que revelaban un suelo más sólido del esperado y hubo de practicar varias simulaciones para comprobar que el proyectil sería capaz de alterar también la grava gruesa. El imprevisto obligó a retrasar tres meses la recogida de pruebas. La comunicación con la sonda, además, es discontinua porque sus antenas no siempre apuntan a la Tierra.

Y la llegada al satélite ha exigido una puntería portentosa. Alcanzar una masa de un kilómetro de diámetro a esa distancia equivale a acertar un objetivo de seis centímetros en Brasil disparando desde Tokyo, según los cálculos JAXA.

El asteroide es una reliquia de los inicios del sistema solar. Calculan los expertos que su antigüedad se aproxima a los  4.600 millones de años y esperan que su composición sea rica en agua y materiales orgánicos. De su estudio, sostiene la JAXA, podrían salir conclusiones sobre las interacciones entre los bloques sobre los que se construyó la Tierra y la evolución de sus océanos y vida.

Un asteroide desolado

Ryugu es un asteroide de tipo C, compuesto en su mayoría por carbono, en contraste con la base metálica de los S y M. Son la variedad más habitual, casi un 75% del total, pero nunca se habían recogido muestras antes. Esos asteroides de aspecto desolado encierran muchas respuestas a las preguntas sobre el universo que el hombre se ha formulado durante siglos.

Está previsto que la sonda 'Hayabusa 2' (Halcón peregrino, en japonés) parta de Ryugu (Palacio del dragón) tras cumplir su misión en diciembre del 2019 y llegue a aterrice en Woomera (sur de Australia) un año después con las muestras que ansía la comunidad científica internacional. Si no hay imprevistos se anticipará a la NASA, que también pugna por apuntarse esa medalla científica. Es otra evidencia de que aquel viejo eje Estados Unidos-Rusia que monopolizó la exploración espacial durante décadas está siendo relevado por las potencias asiáticas. La misión le ha costado a Japón 30 mil millones de yenes (238 millones de euros).