ESTIMACIÓN DE FALLECIMIENTOS

Las pseudoterapias matan cada año a más de mil personas en España, según un informe

La Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas presenta las primeras estimaciones sobre fallecimientos relacionados con terapias alternativas

Revistas que promocionan las pseudoterapias, en una feria de Madrid.

Revistas que promocionan las pseudoterapias, en una feria de Madrid. / DAVID CASTRO

3
Se lee en minutos
Olga Pereda / Valentina Raffio

Las pseudoterapias son un grave problema de salud pública que causa miles de muertes al año en España. Así lo asegura un informe elaborado por la Asociación para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas (APETP, una organización compuesta por afectados, médicos e investigadores con el objetivo de luchar contra la desinformación y las estafas sanitarias. El estudio reconoce que la cifra es una estimación, calculada por extrapolación. No hay estadísticas oficiales y el informe de la APETP pretende ser, pues, un punto de partida. Según sus cálculos, el número de víctimas mortales anuales en España por las llamadas terapias alternativas o complementarias -que van desde la homeopatía hasta la bioneuroemoción o la medicina germánica- oscila entre 1.210 y 1.460.

El Gobierno, precisamente, está en plena guerra sin cuartel contra las terapias no basadas en la evidencia científica. Con el objetivo de "proteger la salud" de los ciudadanos, los ministerios de Sanidad y Ciencia presentaron en noviembre un plan que, al menos en teoría, es muy ambicioso y contiene tentáculos legales. Cuando sea una realidad, ningún centro sanitario público ni privado podrá ofertar terapias que no estén científicamente comprobadas (el reiki y la acupuntura, por ejemplo, aunque el listado oficial incluye más de cien). El Gobierno perseguirá la publicidad engañosa (productos que se promocionan como sanadores cuando no lo son) y se compromete a lanzar campañas de información para que a los ciudadanos les quede muy claro qué es ciencia y qué no lo es.

Riesgos para el paciente

El informe de la APETP destaca que los pacientes corren diversos riesgos. Uno de ellos es el económico porque las terapias alternativas acostumbran a ser más caras que la medicina real, basada en la evidencia científica. Más peligroso que la estafa económica es el hecho de que las pseudoterapias  -especialmente en las enfermedades más graves, como el cáncer- no son inocuas porque pueden llevar al paciente a retrasar o abandonar el tratamiento médico como es el caso, por ejemplo, de la quimioterapia. También puede ser que causen "daño directo". Según datos de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), al menos un 5% de la población reconoce haber sustituido un tratamiento real por una pseudoterapia.

El estudio de la APETP reconoce que el origen del problema está en que miles de centros en España -unos 18.000- ofrecen pseudoterapias incluso a pacientes oncológicos y con otras enfermedades graves. la Organización Médica Colegial ha puesto en marcha un observatorio contra las pseudociencias y el intruismo, pero a pesar de ello muchos colegios no están sancionado a los médicos que incumplen el código deontlógico. Especialmente grave es la situación de los colegios de Madrid y Valencia, donde se tiene constancia de que más de 60 colegiados ofrecen pseudoterapias peligrosas. En la mayoría de las farmacias, además, se pueden comprar productos homeopáticos y en las universidades, aunque ha habido una retirada paulatina de títulos, se siguen impartiendo muchos cursos de pseudoterapias.

Los médicos de España y Portugal

Noticias relacionadas

Precisamente, las organizaciones médicas colegiales de España y Portugal firmaron este fin de semana un documento conjunto llamado 'Declaración de Madrid', en el que piden que las pseudoterapias sean "expresamente prohibidas y excluidas de cualquier circuito sanitario" y que se reconozcan como "prácticas que atentan contra la salud pública y la seguridad de los pacientes".

La Ordem dos Medicos de Portugal y el Consejo General de Colegios de Médicos de España (CGCOM) consideran que la profesión médica europea debe responde con contundencia ante este tipo de "malas prácticas" y también deben hacerlo dese las administraciones competentes. "Existe gran confusión en la ciudadanía sobre qué es medicina basada en el conocimiento y evidencia  científica y aquello que no cumple con dichos requisitos", advierten. Ambas organizaciones definen las pseudoterapias como "la oferta de cura de enfermedades o alivio de síntomas en las que se utilizan productos o técnicas basadas en creencias o criterios que no disponen del respaldo de la evidencia científica en la actualidad".