Ir a contenido

NUEVA WEB

El gran centro de búsqueda de vida inteligente extraterrestre abre sus archivos

El proyecto científico del SETI permitirá mantener la base de datos actualizada

Carmen Jané

Telescopio Allen, en California, el principal utilizado actualmente por el proyecto SETI.

Telescopio Allen, en California, el principal utilizado actualmente por el proyecto SETI. / Seth Shostak / SETI

La ciencia no ha tirado la toalla en la búsqueda de vida inteligente extraterrestre. Prueba de ello es el Proyecto SETI, que lleva desde 1984 recopilando toda la información existente sobre la presencia de otras civilizaciones en el universo en colaboración con la Nasa, la Universidad de Berkeley y voluntarios de todo el mundo. Ahora, el centro, ubicado en Mountain View, no muy lejos de la sede de Google, acaba de lanzar un buscador propio para su base de datos, Technosearch, que persigue poner orden en todo su marasmo de supuestas pruebas de señales de radio desde otros puntos del universo.

La herramienta informática, desarrollada por Jill Tarter, la fundadora de SETI e inspiradora de la novela de Carl Sagan Contact, es una web que da acceso a los millones de registros acumulados por telescopios y naves espaciales desde hace casi 60 años. Technosearch, programado por la propia Tarter con la colaboración de un equipo de programadores, pretende no solo buscar en una base de datos que incluye registros desde 1960 sino también que cualquiera pueda subir sus aportaciones escuchando el universo.

SETI, como intento de ciencia rigurosa, ha funcionado desde sus inicios con aportaciones de centros de investigación, astrónomos y sobre todo de miles de voluntarios que, gracias a la computación distribuida han dedicado parte del tiempo inactivo de sus ordenadores y sus Playstations para buscar vida extraterrestre a partir del análisis de fragmentos de audio suministrados por el centro (el proyecto SETI@Home).

Los resultados hasta ahora han sido bastante decepcionantes, apenas un par de pistas creíbles, pero ello no ha desanimado a sus creadores, que han ido publicando sus investigaciones en revistas especializadas, en ocasiones de difícil acceso, según explican para justificar la nueva herramienta.

Las investigaciones del SETI han sufrido diversos problemas desde su creación, sobre todo relacionadas con la falta de inversiones para un área vista con recelo desde sectores más puristas. Durante muchos años operaron con un único telescopio, que tuvo que ser desmantelado por la retirada de la financiación pública del proyecto ante la falta de evidencias científicas. Desde entonces han lanzado varios intentos, desde la creación de un superordenador de uso libre al proyecto de voluntarios o a la búsqueda de nuevos telescopios que ayudaran en el rastreo.

En el 2015, recuperaron el impulso para lanzar un nuevo proyecto, avalado incluso por Stephen Hawkins. Y Paul Allen, el difunto cofundador de Microsoft, destinó una importante dotación económica a financiar el Allen Telescope Array, el principal telescopio que utiliza actualmente el proyecto SETI.


 

Temas: NASA