Ir a contenido

CONSERVACIÓN DE LA ESPECIE

China presume de haber enviado los genes de un tigre extinto al espacio

Un equipo de científicos apuesta por poner en órbita el ADN del tigre Amoy para asegurar su conservación

El material genético proviene de un tigre macho criado en cautividad en un zoológico del sur del país

Agencia EFE

Despegue de la misión Long March 11 desde la provincia Gansu del sur de China

Despegue de la misión Long March 11 desde la provincia Gansu del sur de China / Li Jin (Getty Images)

China asegura haber enviado ADN del tigre de Amoy al espacio, una especie "funcionalmente extinguida" según los expertos, para conservar sus genes evitar su desaparición definitiva, informa el diario oficial China Daily.

Según el rotativo, el material genético ha sido enviado este mismo fin de semana con la misión Long March 11 y permanecerá en órbita a unos 1.000 kilómetros de la Tierra indefinidamente. Los investigadores responsables del programa informan de que el ADN enviado al espacio proviene de un tigre macho llamado Kang Kang, criado en cautividad en el zoológico de Cantón, capital de la provincia homónima (en el sur de China).

Conservación en el espacio

Los científicos esperan aprovechar la baja temperatura y el vacío del espacio para prevenir los riesgos de perder estos recursos genéticos, en un ambiente que "constituirá la última defensa del material genético original de las especies de la Tierra", señaló China Daily en su artículo.

El contenedor del ADN, desarrollado de manera conjunta por una empresa tecnológica de Shenzhen (en el sur del país) y por la Academia China de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento, está diseñado para resistir tanto la radiación solar como los cambios bruscos de temperatura en el espacio.

Según argumentan los científicos responsables de este logro, investigaciones previas ya han demostrado el éxito de la conservación de las muestras genéticas puestas en órbita tanto en el caso de los humanos como en el de otros animales. 

Especie en peligro

El tigre de Amoy, también conocido como tigre del sur de China, desapareció de los bosques húmedos del sur del país hacia 1994, por lo que los científicos consideran que la especie está "funcionalmente extinguida". Ahora, algunas organizaciones trabajan para preparar al animal para que pueda volver a vivir en libertad