Ir a contenido

AVANCES DE CIENCIA

Una planta modificada con gen de conejo podría ayudar a purificar el aire

Un nuevo estudio plantea el uso de plantas modificadas genéticamente para purificar el aire del hogar,

Los resultados preliminares demuestran que sus eficacia es comparable a los productos que hay en el mercado

El Periódico

Ejemplar de hiedra Pothos (Epipremnum aureum)

Ejemplar de hiedra Pothos (Epipremnum aureum)

Al contrario de lo que muchos podamos creer, diversos estudios han demostrado que el aire de nuestros hogares está más contaminado que el de la oficina y el del colegio. Esto significa que, cuando estamos en casa, estamos expuestos a niveles más altos de polución que en otros entornos de nuestro día a día. Para hacer frente a este problema, un equipo de investigadores ha creado una planta modificada genéticamente ni más ni menos que con un gen de conejo capaz de eliminar, al menos, dos toxinas del aire.

El estudio, publicado este mismo miércoles en la revista Environmental Science & Technology, argumenta que el aire interior a menudo contiene compuestos orgánicos volátiles como el formaldehído, el benceno y el cloroformo, dos toxinas de orígenes muy diversos que generamos en el momento de cocinar, ducharse, fumar o que proviene de los propios muebles. Las plantas domésticas que solemos tener en nuestros hogares pueden eliminar algunas toxinas del aire, pero no son muy eficaces. Los expertos calculan que se necesitarían más de 20 plantas para eliminar el formaldehído de una habitación estándar.

En esta nueva investigación, los expertos introdujeron un gen de conejo llamado CYP2E1 en el genoma una planta interior común, la hiedra Pothos (‘Epipremnum aureum’). Dicho gen codifica el citocromo P450 2E1, una enzima que descompone una amplia gama de compuestos orgánicos volátiles que se encuentran en el hogar.

Comparable a los purificadores del mercado

En una segunda etapa del experimento, los investigadores también inyectaron en la misma planta benceno o gas cloroformo en viales cerrados que contenían plantas en crecimiento. Tres días después, las concentraciones de los compuestos orgánicos volátiles habían disminuido drásticamente en los viales y, a los ocho días, el cloroformo era prácticamente indetectable. Por el contrario, las concentraciones de los compuestos en los viales con las plantas no modificadas se mantuvieron inalteradas

En las conclusiones de este nuevo estudio, los investigadores argumentan que un hipotético biofiltro hecho de plantas modificadas genéticamente proporcionaría aire limpio con resultados comparables a los de los filtros purificadores de aire para el hogar que ya hay en el mercado.