Ir a contenido

Foro Primera Plan@

Adela Muñoz: "La prensa puede ayudar mucho a las mujeres científicas"

La química y escritora expone cómo la brecha de género en ciencia lleva años sin mejorar

Iniciativas como la Red de Científicas Comunicadoras de EL PERIÓDICO pueden dar la vuelta al problema

Michele Catanzaro

Primera Plan@: Adela Muñoz: La prensa puede ayudar mucho a las mujeres científicas. / ALBERT BERTRAN (ASLI YARIMOGLU VíDEO)

La brecha entre hombres y mujeres a la hora de alcanzar posiciones de responsabilidad en la ciencia apenas se ha reducido en la última década. Así lo revela un diagrama en forma de tijera presentado esta mañana en el foro Primera Plan@ de El Periódico por Adela Muñoz Páez, escritora y catedrática de química de la Universidad de Sevilla. Entre 2007 y 2013, esa tijera se ha quedado casi idéntica, en lugar de cerrarse.

"La exclusión de las mujeres de la ciencia representa una gran pérdida de talento", dijo Muñoz. Para abordar el problema, es imprescindible que los medios de comunicación aborden la cuestión y den visibilidad a las científicas, según la investigadora. Por esto, Muñoz considera muy acertada la creación de la Red de Científicas Comunicadoras de EL PERIÓDICO, una iniciativa que se presentó oficialmente en el marco del foro de hoy.

Tras años de trabajo de investigación básica, Adela Muñoz se ha implicado cada vez más en la divulgación de la ciencia, por medio de libros, artículos en prensa e incluso una obra teatral didáctica, en la cual interpreta a Marie Curie. Desde 2017, es columnista de EL PERIÓDICO.

Sin avances claros

"Las tijeras [de esa gráfica] se van cerrando, pero muy poco a poco. No hay un avance lineal, un progreso hacia una situación mejor", observó Muñoz durante el acto. La investigadora puso de manifiesto que el problema viene de lejos, por medio de un acostamiento chocante de fotos. En la famosa conferencia Solvay de 1911, que reunió a 29 físicos como Einstein y los padres de la mecánica cuántica, sólo había una mujer. Un siglo más tarde, en la conferencia Solvay de 2011, la proporción era casi idéntica: 2 mujeres entre 63 físicos.

Muñoz alertó sobre problemas persistentes, como la brecha salarial entre los científicos y sus colegas mujeres y el escaso acceso de las chicas a carreras como ingeniería e informática, que ronda el 20% de los inscritos.

"Hay cada vez más científicas en los laboratorios, pero ¿es real la incorporación de la mujer en la ciencia?", cuestionó Muñoz. Como ejemplo, la investigadora citó que sólo el 3% de los premios Nobel han sido concedidos a mujeres y en años como 2016 solo se premiaron a hombres. En 2018 se galardonaron a dos mujeres, en física (la tercera mujer entre 210 premiados) y en química (la quinta entre 180).

"La ciencia responde a los mismos mecanismos patriarcales de la sociedad, pero hasta hace muy poco se ha escudado en la objetividad del método científico", afirmó la investigadora.

Muñoz recordó, por ejemplo, como hace tan sólo un siglo se consideraba que el menor peso del cerebro de las mujeres implicaba menor inteligencia y que su dedicación a la ciencia conllevaría la atrofia de los órganos reproductores. "Ideas que nos parecen tan absurdas las promovieron instituciones científicas en foros académicos", observó la química.

Hoy sigue habiendo sesgos, pero en formas más sutiles. Por ejemplo, la teoría del "cerebro femenino" contrapuesto al "cerebro masculino" ("por lo que sabemos, el cerebro es unisex", aseveró Muñoz) o el uso exclusivo de ratones machos en los experimentos, que conlleva una mala caracterización de fármacos y enfermedades, cuando los pacientes son mujeres. 

El papel de los medios

Ante la situación de bloqueo de las mujeres en la ciencia, Muñoz abocó por una implicación en el problema que vaya más allá del mundo académico. En particular, insistió en el papel fundamental de los medios de comunicación en dar visibilidad a las mujeres científicas, como una herramienta para proporcionar modelos de referencia a las jóvenes y a toda la sociedad. 

El acto de hoy ha servido de lanzamiento oficial para una iniciativa que tiene esos objetivos: la Red de Científicas Comunicadoras de EL PERIÓDICO, de la cual Muñoz forma parte. Se trata de un grupo de 15 investigadoras de ámbito iberoamericano que publican de forma regular artículos de opinión sobre ciencia, tecnología, salud y medio ambiente en el diario.

La Red, que cuenta con la ayuda de la Fundación Dr. Antoni Esteve, se creó en Marzo de 2018 con el objetivo es potenciar la participación de la mujer investigadora en el debate público, incrementando su presencia en la prensa, tal y como explicó el director de EL PERIÓDICO Enric Hernández. 

Diversidad de opinadoras

Sus integrantes son investigadoras, de comprobada solvencia académica y comunicadora y de gran diversidad: sus conocimientos van de la matemática a la bioética; son de Catalunya (como la informática Carme Torras o la experta en salud pública Carme Borrell), del resto de España (como la química Adela Muñóz y la matemática Marta Macho), de América Latina (como la ecóloga colombiana Brigitte Baptiste o la biólogca chilena Olga Barbosa), y también hay representantes de las investigadoras extranjeras atraídas por nuestro sistema científicos (la experta en ecología política francés afincada en Barcelona Isabelle Anguelovski), y de aquellas que trabajan en el extranjero (la neurocientífica gallega afincada en EEUU Susana Martínez-Conde); también tienen una gran diversidad de edades y de experiencias vitales, incluyendo, por ejemplo, una investigadora ciega comprometida con la ciencia inclusiva (la astrónoma Wanda Díaz Merced). 

Los datos de tráfico desagregados por género apuntan que la red ha tenido un impacto positivo en atraer a nuevas lectoras hacia los temas científicos.