Ir a contenido

NUEVA PERSPECTIVA

Un nuevo estudio replantea los orígenes del chocolate

La planta de cacao pudo ser domesticada por los humanos 1.500 años antes de lo que se creía

Los investigadores proporcionan pruebas arqueológicas y genéticas para respaldar su hallazgos

El Periódico

Un nuevo estudio replantea los orígenes del chocolate

La pasión el chocolate pudo empezar mucho antes de lo que se creía. Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Ecology & Evolution apunta que el cacao, la planta de la cual proviene el chocolate, fue domesticado para su consumo unos 1.500 años antes de lo que se creía y en un lugar diferente al que estimaban los expertos. De acuerdo con esta nueva investigación, los orígenes del chocolate podrían hallarse en las poblaciones de sud américa de hace entre 5,300 y 2,100 años.

"Este nuevo estudio nos muestra que las poblaciones que habitaban los tramos superiores de la cuenca del Amazonas, que se extienden hasta las estribaciones de los Andes en el sureste de Ecuador, estuvieron cosechando y consumiendo cacao unos 1.500 años antes de lo que más tarde ocurrió en México", explica Michael Blake, coautor del estudio y profesor en el departamento de antropología de la University of British Columbia (UBC). "Esto sugiere que el uso de cacao, probablemente como una bebida, fue algo que se hizo popular y muy probablemente se acabó propagando hacia el norte por los agricultores que cultivaban cacao", añade el investigador.

Plantación de cacao en Guayaquil, Ecuador / MÓNICA PELLICCIA

Hasta ahora, la evidencia arqueológica del uso del cacao, que se remonta a hace 3.900 años, apuntaba a la idea de que el árbol del cacao se domesticó por primera vez en América Central. Pero la evidencia genética hallada muestra la existencia de una mayor diversidad de árbol de cacao y de especies relacionadas en la América del Sur ecuatorial, donde el cacao sigue siendo importante para grupos indígenas contemporáneos. De ahí que los investigadores decidieran empezar a buscar evidencias arqueológicas en la región en búsqueda del orígen del chocolate.

La importancia del cacao

Para este nuevo estudio, los investigadores empezaron por analizar artefactos de cerámica hallados en Santa Ana (La Florida), uno de los sitios arqueológicos más importantes de Ecuador y uno de los lugares más antiguos (conocidos) de la cultura Mayo-Chinchipe. Los expertos estiman que este lugar fue habitado hace unos 5.450 años.

El análisis de de estos artefactos permitió a los investigadores llegar a la conclusión de que esta cultura usaba cacao hace entre 5.300 y 2.100 años. Un hallazgo que, según explican los expertos, se puede explicar a través de tres tipos de evidencias: la presencia de granos de almidón específicos del árbol de cacao dentro de recipientes de cerámica y piezas de cerámica rotas; los residuos de teobromina, un alcaloide amargo que se encuentra en el árbol del cacao pero no en sus parientes silvestres; y en los fragmentos de ADN antiguo con secuencias exclusivas del árbol del cacao.

En este sentido, los investigadores recuerdan que el árbol del cacao (Theobroma cacao) fue un cultivo de gran importancia cultural en la Mesoamérica precolombina, una región histórica y cultural que de América del Norte que se extiende desde el centro de México hasta Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y el norte de Costa Rica. En esta cultura, los granos de cacao se utilizaban como moneda y para elaborar algunas de las bebidas consumidas durante fiestas y rituales.  

Investigacióna arqueológica y genética

Según explican los investigadores en este nuevo estudio, los hallazgos sugieren que las poblaciones de la cultura Mayo-Chinchipe domesticaron el árbol de cacao al menos 1.500 años antes de que el cultivo fuera utilizado en América Central. Por otro lado, dado que algunos de los artefactos de Santa An (La Florida) tienen vínculos con la costa del Pacífico, los expertos también sugieren que el comercio de bienes - incluidas las plantas de importancia cultural - podría haber iniciado el "viaje hacia el norte" del cacao.

De acuerdo a Sonia Zarrillo, autora principal del estudio e investigadora en la Universidad de Calgary, los hallazgos presentados en este nuevo estudio representan una importante innovación metodológica en el mundo de la antropología.

"Por primera vez, tres líneas independientes de evidencia arqueológica han documentado la presencia de cacao antiguo en las Américas: granos de almidón, biomarcadores químicos y secuencias de ADN antiguas", comenta la investigadora. "Estos tres métodos se combinan para identificar definitivamente una planta que, por lo demás, es notoriamente difícil de rastrear en el registro arqueológico porque las semillas y otras partes se degradan rápidamente en ambientes tropicales húmedos y cálidos".