Ir a contenido

Los investigadores "retornados" a Catalunya se llevan un chasco

Los contratos Beatriu de Pinós no tendrán extensión debido a la prórroga del presupuesto catalán

Este programa de la Generalitat había impulsado la vuelta de numerosos "cerebros fugados"

Michele Catanzaro

Un científico trabaja en el laboratorio, en una imagen de archivo.

Un científico trabaja en el laboratorio, en una imagen de archivo. / jOAN pUIG

A principios de octubre, 50 investigadores "de excelencia" de Catalunya recibieron un escueto correo informándoles de que sus contratos se acabarán el año que viene y no habrá opción de extenderlos un año más, como estaba previsto. Los receptores son investigadores que se acogieron a la convocatoria del 2016 del programa Beatriu de Pinós, la apuesta de la Generalitat para atraer de vuelta a “cerebros fugados”, que se basa en una rigurosa selección por medio de tribunales internacionales.

La Generalitat atribuye a la prórroga de su presupuesto la decisión de no extender el contrato más allá de los dos años iniciales, aunque la convocatoria admitía la posibilidad de un año más. Está en su derecho, porque en las bases la extensión está supeditada a la disponibilidad presupuestaria.

Sin embargo, la decisión ha supuesto un chasco para aquellos investigadores que contaban con la prórroga. Además, tampoco habrá tercer año para los becados de la siguiente convocatoria, la del 2017, según informa el director general de Recerca, Joan Gómez Pallarès. El tercer año se debería recuperar en la convocatoria del 2018, prevista para final de año. 

Clima de resignación

El clima entre los afectados es de resignación. Algunos siempre dudaron y se han buscado la vida con otros programas. Otros van a perseguir otra posición a toda prisa o incluso se plantean volver al sitio del cual vinieron.

“Yo sigo teniendo una posición en el MIT [Massachusetts Institute of Technology, de Boston] y esa es una opción. Pero preferiría quedarme aquí por temas de familia”, afirma el becado Pedro Melgar. Tras cuatro años en Estados Unidos, volvió para investigar cómo regenerar el hígado cirrótico en el IDIBAPS (centro de investigación vinculado con el Hospital Clínic).

El programa Beatriu de Pinós está dedicado a la circulación del talento científico internacional. Antes del 2016 ofrecía dos años de contrato posdoctoral, algo muy común en subvenciones de este nivel. Sin embargo, a partir de la convocatoria del 2016 se incluyó la posibilidad de extender el contrato un año mas, un formato conocido como “2+1”.

“El 2+1 es atractivo para los investigadores y se ve cada vez más”, afirma Pol Forn, que trabaja en computación cuántica en el Barcelona Supercomputing Center (BSC), tras estancias en Holanda, California y Canadá. “Tener solo dos años de posdoctorado es un desastre. En el primer año pones todo a punto, en el segundo empiezas a producir y es en el tercero cuando empiezas a publicar resultados, afirma Albert Giralt Torroella, neurocientífico de la Universitat de Barcelona, "retornado" a Catalunya después de trabajar en París. “Las becas de dos años no dan tiempo a nada”, coincide Sandra Castillo Díez, experta en malformaciones vasculares del IDIBELL (centro de investigación vinculado con el Hospital de Bellvitge), que trabajó anteriormente en Londres. “Con las becas de dos años, tienes encima una espada de Damocles”, afirma Eduard Porta, informático del BSC, anteriormente en Estados Unidos. 

“Muchos postdoctorales no vendrían para solo dos años”, afirma Armand Hernández, paleoclimatólogo del Institut de Ciències de la Terra Jaume Almera (ICTJA) del CSIC, anteriormente afincado en Portugal. “Sin el 2+1 el programa es menos competitivo que otros”, afirma Forn. Todos los citados ganaron la convocatoria Beatriu de Pinós en 2016. Castillo, Giralt y Porta ya han conseguido nuevas posiciones, mientras Melgar, Forn y Hernández están buscando.

La convocatoria de 2016 salió a principios de 2017 y se resolvió a mediados de ese año. La becados se incorporaron a finales de 2017 o en enero de 2018. Lo contratos empezarán a acabarse a mediados de 2019.

Reunión en Marzo

En Marzo, la AGAUR (Agencia de Gestión de las Ayudas a la Universidad y la Investigación de la Generalitat) convocó a los becados a una reunión de presentación, en la cual la opción del tercer año quedó en duda, pendiente del presupuesto. “Dada la prórroga presupuestaria, no ha habido la posibilidad de la extensión”, afirma Joan Gómez Pallarès.

Pero la respuesta no satisface a algunos afectados. "La extensión costaría solo unos dos millones y medio de euros. ¿Por qué no hay presupuesto para esto y sí para otros asuntos no esenciales?", pregunta Melgar.

Los becados lamentan que tras acabar el programa Beatriu de Pinós no haya opciones de una continuidad claras.  “La gente se está fugando del programa porque es un callejón sin salida. El salto al ICREA [el programa de la Generalitat para investigadores más “senior”] es demasiado grande”, afirma Hernández. "No es sólo un problema del Gobierno catalán: también el Gobierno central necesita aumentar el número de ayudas Ramon y Cajal [otros programa de atracción de talento]”, concluye Melgar.

0 Comentarios
cargando