Ir a contenido

IBAN A LA ESTACIÓN INTERNACIONAL

Una nave Soyuz con dos astronautas a bordo realiza un aterrizaje de emergencia al poco de despegar

Los dos tripulantes de la nave, que se dirigían a la Estación Espacial Internacional, se encuentran sanos y salvos y no han sufrido heridas

Rusia promete a la NASA "no ocultar" información sobre el incidente, que obligará a reprogramar las estancias de cosmonautas en la estación orbital

Marc Marginedas

La cápsula Soyuz, tras caer en la estepa. / MINISTERIO DE DEFENSA RUSO / AP

La cápsula Soyuz, tras caer en la estepa.
Los tripulantes de la Soyuz, a su llegada a Baikonur.
Momento del fallo del motor de la Soyuz MS-10, poco después de despegar.
Lanzamiento de la nave rusa Soyuz MS-10, hoy.

/

Era el 65 lanzamiento de un cohete Soyuz FG, y hasta este jueves, con una impresionante tasa de éxitos: el 100%. El vuelo de dos astronautas con destino a la Estación Espacial Internacional (EEI) ha sido abortado hoy, minutos después del despegue desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, al producirse un fallo en el cohete impulsor. 

El ruso Alekséi Ovchinin y el norteamericano Nick Hague, los dos tripulantes a bordo de la cápsula Soyuz MS-10, pudieron aterrizar poco después, sanos y salvos, en un lugar apartado de la estepa kazaja, a unos 400 kilómetros del lugar del lanzamiento. Rusia ha suspendido todos los lanzamientos tripulados hasta identificar los motivos del incidente, al tiempo que el Comité de Investigación, equivalente a la fiscalía en España, iniciaba una investigación criminal por "violación de las normas de seguridad".      

El plan original consistía en que, tras despegar a las 11.40 de la mañana hora de Moscú (una hora menos en España) y realizar un corto vuelo de seis horas y cuatro órbitas alrededor de la Tierra, la Soyuz MS-10 debía acoplarse a la EEI. Ovchinin y Hague se unirían entonces al alemán Alexander Gerts, al ruso Dmitri Prokopiev, y a la norteamericana Serena Auñón-Chancellor, que se hallan en la estación orbital desde junio pasado.

Todo se truncó unos dos minutos después del despegue, cuando se había separado ya el primer segmento del cohete lanzador, y éste empezó a fallar. De forma automática, se activó el mecanismo de seguridad, el lanzamiento fue abortado y se separó por completo la cápsula espacial del cohete disfuncional.

La Soyuz MS-10 regresó a tierra sin incidencias, en un descenso denominado "balístico" y aminorado gracias a los paracaídas. Aterrizó finalmente en las próximidades de la localidad kazaja de Khezkazgan. Tras ser extraídos los cosmonautas de la cápsula por los equipos de rescate, fueron trasladados a Baikonur a bordo de helicópteros. El norteamericano Hague iba a ser recogido por la NASA y enviado a Estados Unidos. desde Kazajistán.

"A los 123 segundos...."

"Gracias a Dios la tripulación está viva", ha declarado el viceprimer ministro Yuri Borisov en declaraciones recogidas por TASS. En cuanto se constató que algo había sucedido, la televisión estatal rusa, que en esos momentos retransmitía el lanzamiento, interrumpió raudo la emisión y trasladó a los televidentes a la ceremonia de entrega de credenciales a los embajadores presidida por Vladímir Putin que tenía lugar en el Kremlin. 

Los tripulantes de la Soyuz, a su llegada a Baikonur / EFE / roscosmos

Y es que el incidente se produce en un momento especialmente inoportuno, en el que EEUU depende por completo de las naves rusas para los vuelos de sus cosmonautas, tras el abandono del programa del transbordador espacial. El propio Borisov se ha deshecho en explicaciones y ha prometido a la NASA no ocultar "los motivos" de lo sucedido y "proporcionar toda la información necesaria". 

Los cohetes Soyuz FG, del mismo tipo del que hoy ha fallado, entraron en funcionamiento en mayo del 2001, y hasta ahora tenían un impecable historial. El vuelo abortado va a obligar a la NASA y a Roscosmos a replantearse las rotaciones programadas en la EEI y el trabajo a bordo.

Se trata de la segunda ocasión en la historia que entra enfuncionamiento el sistema de emergencia, que separa a la capsula espacial del cohete propulsor en cuanto surge una incidencia. En 1983, durante la cuenta atrás previa al despegue de una nave Soyuz con destino a la estación orbital Saliut-7, explotó uno de los cohetes portadores. Segundos antes, la nave en la que iban a viajar los cosmonautas rusos Vladimir Titov y Guenadi Strekalov, habia sido eyectada, lo que a la postre les salvó la vida. 

Temas: NASA

0 Comentarios
cargando