Ir a contenido

DIARIO ASTRONÓMICO

Eclipse lunar: ¿Por qué la luna de sangre de este 27 de julio es tan especial?

Qué veremos esta noche en el cielo, por qué se produce la luna roja y por qué es tan llamativa

El fenómeno astronómico, uno de los más espectaculares del siglo XXI, se verá bien en España

Valentina Raffio

Todas las claves para observar la luna de sangre, el eclipse lunar más largo del siglo / zml

El gran día ha llegado. Un espectacular eclipse lunar se convertirá esta noche en el protagonista del cielo nocturno. Desde su aparición por el horizonte hasta la madrugada, el satélite se irá tiñendo de tonos rojizos ganándose poco a poco su apodo de luna de sangre luna roja. Un espectáculo que hará que el mundo levante la mirada hacia el cielo y se quede boquiabierto ante este excepcional acontecimiento astronómico.

El fenómeno de este 27 de julio del 2018 será visible en algún momento de la noche desde buena parte del globo, destacando Europa, África, Asia y Australia como algunos de los mejores puntos desde donde ver el eclipse. El hemisferio oriental disfrutará de este evento en todo su esplendor pudiendo apreciar todas las fases del fenómeno. En la zona centro y norte de América, en cambio, en esta ocasión no podrán disfrutar de ello. [Cómo fotografiar la luna de sangre].

Visible en España desde las 21.06 horas

Desde España, el eclipse será visible a partir de las 21.06, cuando la ya rojiza luna aparezca por el horizonte. Desde entonces tendremos que esperar poco más de 20 minutos para que empiece la fase total del eclipse a las 21.30. El momento cumbre de la noche llegará a las 22.21, cuando la luna estará completamente teñida de rojo en su fase total. [A qué hora ver el eclipse lunar de julio].

De ahí en adelante, el satélite irá recuperando su característico color plateado, volviendo a la normalidad a las 1.28 de la madrugada, momento en que el eclipse lunar habrá acabado.

Vía GIPHY

Un eclipse de récord

El de este viernes será el eclipse lunar más largo del siglo. La fase de penumbra del evento durará un total de 6 horas, 13 minutos y 55 segundos; la fase parcial 3 horas, 54 min y 34 segundos, y la fase total, la más espectacular de toda la noche, 1 hora, 42 min y 57 segundos. Durante todo este tiempo, la luna emprenderá un largo recorrido a través de la sombra de la Tierra, atravesando diversas fases.

Estos datos de récord chocan todavía más si los comparamos con eclipses lunares como el del 4 de abril del 2015, cuya fase total tan solo duró 4 minutos y 37 segundos. El anterior eclipse más largo ocurrió el 16 de julio del año 2000, cuya duración en fase total alcanzó 1 hora, 46 minutos y 24 segundos. Este evento astronómico ocurrió el último año del siglo XX, lo que concede al fenómeno de este viernes el récord del nuevo siglo XXI.

El eclipse de mayor duración del siglo irá acompañado de la luna más pequeña del año. También conocida como mini o micro luna, el satélite terrestre se situará en el punto más alejado de su órbita respecto a la Tierra. Un factor que, por un lado, contribuirá a la larga duración del evento pero que, por otro, hará que la luna resulte menos vistosa que de costumbre. 

¿Por qué habrá 'luna de sangre'?

Un eclipse no es más que una alineación entre luna, Tierra y sol. En el caso de esta noche, lo que ocurrirá es que la Tierra se interpondrá entre el astro y la luna, proyectando su sombra sobre el satélite. En el fondo, todo este proceso se debe a que la Tierra estará interponiéndose entre el sol y la luna, evitando que aquel ilumine directamente el satélite. Según este mismo principio, si esta noche estuviéramos en la luna presenciaríamos un eclipse solar.

Durante este fenómeno, la luna se teñirá de rojo debido a un curioso efecto físico conocido como dispersión de Rayleigh. En el contexto del eclipse lunar, la atmósfera terrestre distorsionará la luz del Sol que normalmente ilumina el satélite de plateado permitiendo que tan solo la luz roja, aquella con mayor longitud de onda, alcance la Luna. Este mismo fenómeno es el que provoca el característico enrojecimiento de las puestas de sol.

En el recorrido de la luna a través de la sombra terrestre, el eclipse experimenta diferentes fases. En el momento de penumbra, la luna cruza una zona de sombra en la que la Tierra tan solo bloquea parte de la radiación solar. En esa fase, el satélite sigue estando iluminado pero con una menor intensidad.

En cambio, en el momento en que la luna atraviesa la umbra, los rayos del sol son totalmente bloqueados por el planeta, dando lugar a las fases más llamativos del eclipse y al característico color rojizo.

Marte y los demás coprotagonistas del espectáculo

Más allá de la espectacular luna de sangre, esta noche también podremos disfrutar de los otros protagonistas del cielo de verano. Saturno, Júpiter, Urano, Venus y Marte brillarán con luz propia durante la noche del viernes, contando con una visibilidad óptima durante el fenómeno. 

Saturno, el planeta de los anillos, Júpiter, el gigante del Sistema Solar y Neptuno podrán observarse en el corazón de las constelaciones de Sagitario, Libra y Acuario, mientras que Venus tan solo hará su aparición en el horizonte justo tras la puesta de sol.

En el caso de Marte, el planeta rojo acompañará muy de cerca a la luna durante su recorrido. Desde el momento de su aparición por el horizonte, satélite y planeta irán de la mano durante buena parte de la noche, destacando con sus tonos rojizos en la noche. Un espectáculo aún más excepcional si tenemos en cuenta que Marte se encuentra en oposición, contando con una de las mejores condiciones de visibilidad desde 2003.

0 Comentarios
cargando