Ir a contenido

ASTROBIOLOGÍA

La Luna reunió las condiciones para la vida hace millones de años

Un estudio plantea que el satélite pudo albergar vida tras su formación o durante su pico de actividad volcánica

Se trataría de formas de vida simple como cianobacterias llegadas a través del impacto de meteoritos terrestres

Valentina Raffio

La luna llena cubierta por una bandada de pájaros que sobrevuelan Roma, el 30 de enero.

La luna llena cubierta por una bandada de pájaros que sobrevuelan Roma, el 30 de enero. / EFE / MASSIMO PERCOSSI

¡Ay! si supiera Lorca que su querida Luna no es tan despiadada como él la retrataba. Lo que para el poeta simbolizaba la muerte, podría haber sido hogar de vida. Un reciente estudio liderado por investigadores de la Universidad estatal de Washington (EE.UU) y la Universidad de Londres (Reino Unido) y publicado en la revista Astrobiology apunta que hubo un periodo en que nuestro satélite reunió las condiciones necesarias para ser habitable. Es decir, hace millones de años la Luna pudo albergar formas de vida simple.

Los investigadores definen dos "ventanas temporales" en las que la vida lunar pudo haber florecido. En primer lugar, justo tras la formación del satélite hace 4.000 millones de años. Y más adelante, en su etapa de intensa actividad volcánica ocurrida hace unos 3,5 mil millones de años. Durante estas periodos la Luna habría albergado grandes cantidades de gases volátiles sobrecalentados, como es el caso del vapor de agua, que posteriormente se habrían podido condensar en agua líquida sobre la superficie lunar.  Todo ello bajo el amparo de "una atmósfera lo suficientemente densa como para mantenerla allí durante millones de años" y un "campo magnético que podría haber protegido formas de vida en la superficie de los vientos solares". 

"Si un agua líquida y una atmósfera significativa estuvieron presentes en la Luna temprana durante largos períodos de tiempo, creemos que la superficie lunar habría sido al menos transitoriamente habitable", explica Schulze-Makuch, astrobiólogo de la Universidad Estatal de Washington y autor detrás del recién publicado estudio. Un hallazgo que, por el momento, plantearía nuevas líneas de estudio sobre la posible vida lunar. 

Una Luna más acogedora de lo que se creía

Si hasta ahora siempre habíamos creído en la Luna como un lugar inerte es, en gran parte, por su árido suelo rocoso. Un cuerpo celeste que, como lo veía Lorca, podía verse como un cuerpo sin vida ni alma. Sin embargo, según apuntan los astrobiólogos y autores de este nuevo estudio Schulze-Makuch y Crawford, el satélite terrestre "no está tan seco como se pensaba anteriormente", lo que abriría nuevas posibilidades para el estudio de la "vida lunar".

Las grandes agencias espaciales apuntan a que la Luna vuelve a estar entre sus principales objetivos para las futuras misiones espaciales / FEDERICO GAMBARINI

Este nuevo planteamiento se basa en los resultados obtenidos tras las recientes misiones espaciales realizadas en la Luna, tras las cuales se han podido analizar directamente muestras de roca y constatar la presencia de hielo en el suelo de satélite. Algo que, tan solo unos años antes, se habría considerado como del todo imposible. 

Hace casi una década, en los años 2009 y 2010, la NASA anunció el descubrimiento de trazas de hielo en la Luna. Algo que, además, aportaba "una fuerte evidencia de la presencia de una gran cantidad de agua en el manto lunar que probablemente se depositara en etapas tempranas de la formación de la Luna". 

El impacto de la vida lunar

¿Pero cómo habría podido florecer la vida en la Luna? Los astrobiólogos Schulze-Makuch y Crawford plantean la posibilidad que la vida lunar surgiera a raíz de un fuerte impacto. En un momento en que el Sistema Solar estaba inundado por las colisiones de enormes meteoritos es posible que un cuerpo celeste cargado de vida terrestre impactara directamente contra la Luna. Algo que, posiblemente, podría haber propiciado la presencia de vida en el satélite.

En este sentido, la vida lunar podría haber salido de la Tierra, viajado por el espacio y aterrizado en la Luna tras un impacto. Una hipótesis que los investigadores consideran plausible para explicar el cómo pudo florecer la vida lunar durante estas etapas. El estudio apunta que estaríamos hablando de formas de vida simple como las cianobacterias que hace 3,5 y 3,8 mil millones de años habrían poblado la Tierra. 

Según apunta Schulze-Makuch "podrían haber habido microbios en las piscinas de agua de la Luna", al menos hasta que estas se secaran, dejando estas formas de vida primigenias al descubierto y propiciando su muerte. Un escenario que, además, explicaría porqué hasta ahora no se han encontrado muestras de vida en la superficie lunar.

Futuro de la exploración

Durante la Guerra Fría la conquista de la Luna se convirtió en el principal objetivo de las grandes agencias espaciales. Sin embargo, tras el famoso alunizaje y la aún más célebre misión Apollo 13, el interés en la exploración del satélite terrestre fue decayendo. Ahora los gigantes del sector aeroespacial vuelven a posicionar a la Luna como la próxima frontera de exploración. India, Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, China, Japón, Irán, Corea del Sud y Europa han mostrado su interés en volver a explorar el satélite a través de misiones tripuladas y no tripuladas desarrolladas durante las próximas décadas. Unos ambiciosos proyectos que, quizás, llevarán al hombre a volver a pisar el suelo lunar en algún momento del siglo XXI. 

Temas: Astronomía Luna

0 Comentarios
cargando