Ir a contenido

ALERTA PSEUDOCIENCIA

Chemtrails: las estelas tóxicas en el cielo son un bulo

Los rastros blancos que destacan en el cielo no son ni químicos, ni tóxicos, ni nocivos para la salud

Se trata de inofensivas estelas de condensación que dejan los aviones tras su paso

Valentina Raffio

Se trata de vapor de agua condensado. Ni más, ni menos. 

Se trata de vapor de agua condensado. Ni más, ni menos. 

Nadie está intentando envenenarte. No hay ningún plan secreto para controlar el clima. Ni el gobierno rocía a la población con productos químicos para controlar su mente. Esos rastros blancos que aparecen en el cielo no son, ni de lejos, fruto de una conspiración a nivel planetario. Por más que te hayan intentado hacer creer lo contrario.

Los conocidos como chemtrails no son más que estelas de condensación: un inofensivo rastro que dejan los aviones tras su paso por el cielo. Se trata unas huellas de vapor de agua condensado que se producen como consecuencia del cambio de temperatura que sufren los gases desprendidos por los motores de las aeronaves. Nada de peligroso, tóxico o fruto de un complot contra la humanidad. Y así lo explica la American Chemical Society en un reciente video publicado en su canal de divulgación.

La opinión de los expertos

Para desfasar el mito de las chemtrails, en el año 2016 un grupo de investigadores de la Universidad de California en Irvine, la Carneige Institution for Science y la organización sin ánimo de lucro Near zero decidieron investigar sobre esta cuestión. Para ello, se optó por entrevistar a los científicos atmosféricos más importantes del mundo, los máximos expertos en la materia.

Estas estelas de vapor tan solo son visibles en determinadas condiciones atmosféricas / El Periódico

La pregunta que se les planteó es, si en algún momento de su investigación, habían hallado evidencias sobre la toxicidad de las estelas de condensación o la existencia de un programa de aspersión química a gran escala. Los resultados fueron rotundos: 76 de los 77 encuestados se mostraron contundentes ante esta cuestión: no, no existe ninguna evidencia que vincule estos rastros de aire condensados con un peligro para la salud pública.

"La teoría de la conspiración de las estelas químicas tiene mucho que ver con el origen y el crecimiento de Internet, donde aún se pueden encontrar varios sitios web en los que se promueve este tipo de pseudociencia", explicó el coautor del estudio Steven Davis tras la publicación de los resultados. 

Sobre las contundentes conclusiones alcanzadas, Davis comentó: "No creemos que vayamos a influir en las creencias de los partidarios incondicionales de la teoría de conspiración de las estelas químicas. Pero aún así pensamos que es importante dejar constancia de hechos científicos fundamentales para refutar las afirmaciones de que el gobierno está diseminando deliberadamente químicos dañinos desde los aviones".

0 Comentarios
cargando