Ir a contenido

Nueva esperanza

Científicos crean embriones híbridos para salvar al rinoceronte blanco del norte

Podrían ser implantados en las únicas dos hembras que quedan de la especie

El Periódico

Fatu, uno de los dos ejemplares hembra de rinoceronte blanco del norte que quedan.

Fatu, uno de los dos ejemplares hembra de rinoceronte blanco del norte que quedan. / Sunday Alamba (AP)

Científicos italianos y alemanes han creado embriones híbridos de rinocerontes blancos del norte ('Ceratotherium simum cottoni') y de rinocerontes blancos del sur ('Ceratotherium simum simum') listos para ser implantados en un útero. Los avances, publicados este miércoles en 'Nature Communications', constituyen el primer intento de fecundación artificial en rinocerontes. Con la reciente muerte del último macho, Sudán, en la actualidad solo quedan dos hembras vivas en Kenia. Este es un proyecto paralelo al que llevan a cabo técnicos del Zoo de San Diego que han conseguido una inseminación artificial en una hembra de una subespecie que podría actuar como receptora.

El proyecto, liderado por Thomas Hildebrandt, del Instituto Leibniz de Investigación para Zoológicos y Vida Salvaje, en Alemania, comenzó con la recolección de numerosos ovocitos -célula germinal femenina- de ejemplares del mamífero -tanto de la subespecie de rinoceronte blanco del norte como del sur- gracias a un aparato de casi dos metros de largo de implantación transrectal.

La investigación de la ganadora del Nobel de Fisiología o Medicina de 2012, de Shinya Yamanaka, que descubrió que las células maduras se pueden reprogramar para convertirse en pluripotentes, permitió un nuevo enfoque al combinar las "tecnologías de reproducción asistida con la recolección de ovocitos", según apuntó Hildebrandt en una rueda de prensa.

Recoger los ovocitos

Los científicos obtuvieron esperma descongelado de machos del rinoceronte en peligro y fertilizaron ovocitos de la subespecie más cercana, el blanco del sur, mediante inyección intracitoplásmica de esperma.

Los embriones híbridos resultantes se desarrollaron hasta la etapa de blastocisto y se congelaron para una posible implantación en hembras de la subespecie del sur en algún momento en el futuro.

Un próximo paso será trasladarse a Kenia para recoger ovocitos de las dos féminas restantes del norte y crear nuevos blastocistos donde tanto el óvulo como el esperma sean de la misma subespecie.

Para llevar a cabo con éxito el proceso de implantación -trasladar los embriones congelados a las hembras-, el equipo contará con "poco más de un año", en palabras de Hildebrandt, ya que la gestación de estos mamíferos dura "16 meses".

Mientras que los intentos que la comunidad científica ha hecho en los últimos 20 años para preservar el rinoceronte blanco del norte han sido infructuosos, los embriones actuales se presentan como una nueva esperanza para conseguir preservar la especie.

No obstante, con el objetivo de conseguir una nueva población autosuficiente, los expertos están generando nuevos gametos -células reproductoras- a partir de células madre. 

0 Comentarios
cargando