Ir a contenido

DÍA DE SU ENTIERRO

Hawking ya descansa en Westminster entre Darwin y Newton

La lápida colocada sobre sus cenizas tiene como epitafio la ecuación que describe la entropía de un agujero negro

Daniel Postico

Lápida de Stephen Hawking con su ecuación más famosa como epitafio.

Lápida de Stephen Hawking con su ecuación más famosa como epitafio. / ABADÍA DE WESTMINSTER

Las cenizas del físico Stephen Hawking ya reposan en la abadía de Westminster, junto a las del matemático Isaac Newton y el naturalista Charles Darwin, en el denominado rincón de los científicos del templo como Michel Faraday o James Clerk Maxwell, en una ceremonia histórica presidida por el decano de la abadía a la que asistieron mil personas.

Receptáculo donde se han colocado las cenizas de Hawking. / BEN STANSALL (AFP)

La lápida de Hawking lleva, además de su nombre, su ecuación más famosa: la que describe la entropía de un agujero negro.

El astrofísico fue despedido con todos los honores por sus tres hijos, su primera mujer Jane Wilde, el premio Nobel de Física Kip Thorne, el presidente de la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural, Martin Rees, astrónomo e íntimo amigo de Hawking, y el músico Nile Rodgers. También estuvieron presentes el actor Benedict Cumberbatch, que interpretó al científico en una serie de la BBC estrenada en el 2004, o el astronauta inglés Tim Peake.

Otro de los asistentes fue Brian Cox, el físico de partículas inglés, quien explicó cómo Hawking cambió su vida cuando era un joven que se dirimía entre dedicarse a la música o a la física. "Entonces cayó ese libro en mis manos ['Breve historia del tiempo', de Hawking], fue un regalo de Navidad de mis padres y entonces supe que quería dedicarme a eso para el resto de mi vida", explicó Cox, en su intervención en el acto. "Recordamos a Isaac Newton por sus respuestas y a Hawking por sus preguntas", dijo el profesor Kip Thorne.

""Recordamos a Isaac Newton por sus respuestas y a Hawking por sus preguntas"

Kip Thorne

Premio Nobel de Física 

Pero el mejor homenaje que pudo recibir Hawking fue la altísima demanda popular que hubo para asistir a la ceremonia con más de 27.000 solicitudes para asistir procedentes de todo el mundo. Las entradas tuvieron que ser sorteadas. Esta extraordinaria demanda demuestra la popularidad que adquirió el científico, el considerado padre de la comología moderna.

Ciencia para el gran público

El astrofísico fue uno de los científicos que acercó al gran público a los agujeros negros. Destacó una gran presencia de gente joven, que lo consideran un ejemplo a seguir de inteligencia, de sentido del humor y de capacidad de superación. Hawking falleció el pasado 14 de marzo a la edad de 76 años en Cambridge, donde dio clases universitarias hasta el final. Padecía desde los 21 años esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que lo dejó en silla de ruedas y le obligó a comunicarse desde los años ochenta a través de un sintetizador de voz.

Tras el funeral, un mensaje de voz de Hawking fue enviado al espacio por la Agencia Espacial Europea, acompañado por una pieza musical del compositor griego Vangelis, autor de 'Carros de fuego'. "Se trata de un mensaje de paz y de esperanza sobre la unidad y la necesidad que tenemos de vivir juntos y en harmonía en este planeta", según lo describió Lucy, la hija del científico.

0 Comentarios
cargando