Ir a contenido

DIARIO ASTRONÓMICO

Llega el turno de admirar Saturno

El planeta estará en oposición, es decir, en condiciones de visibilidad óptima el día 27 de junio

Junto con Júpiter, ambos serán protagonistas del cielo durante buena parte del verano

Salvador J. Ribas

Recreación virtual del cielo la noche del 27 de junio 

Recreación virtual del cielo la noche del 27 de junio 

Si hace un poco más de un mes el planeta Júpiter - el mayor del Sistema Solar - se situaba en oposición, ahora le toca el turno al segundo en tamaño, el planeta de los anillos, Saturno. Conviene recordar que un planeta se encuentra en oposición cuando se sitúa en una posición del cielo opuesta a la del Sol, siendo sólo posible para planetas que orbitan el Sol más allá de la Tierra.

Oposición es un término procedente del latín que podemos utilizar para múltiples acepciones, de hecho se permite su uso para unas diez, siendo las más frecuentes las relativas a oponerse a algo a nivel ideológico o político. En cierto modo el término científico mantiene esa idea de contraponerse a algo, puesto que un planeta decimos que está en oposición cuando se produce la triple alineación Sol, Tierra y el planeta, estando este último justo al lado contrario del Sol. Por ello el planeta sale justo cuando se pone el Sol y se pone justo en el momento de la salida de nuestra estrella, siendo por tanto visible durante toda la noche.

Por qué observar Saturno

El día 27 de junio, el planeta Saturno se situará en esta configuración y por tanto es el mejor momento para su observación, ya que además de verse durante toda la noche se sitúa en la posición más cercana a la Tierra de todo el año. En esta ocasión no será una oposición especialmente cercana, pero en cualquier caso Saturno estará a tan sólo unas nueve veces la distancia Tierra-Sol, eso es alrededor de 1350 millones de kilómetros. En los casos de oposiciones más favorables puede llegar a ser tan sólo de 1195 millones de kilómetros.

La observación de Saturno es una de las más gratificantes, incluso para un pequeño telescopio, debido a la presencia de sus imponentes anillos. En estas fechas y durante todo el verano lo encontraremos en la constelación de Sagitario, justo al este de la constelación de Escorpión presidida por la estrella supergigante roja Antares.

La peculiaridad del planeta

Saturno es el segundo planeta en tamaño del Sistema Solar, con un tamaño de unas nueve veces el de la Tierra y una masa de solo unas cien veces nuestro planeta. Con ello vemos que se trata de un planeta de muy baja densidad, como es de esperar de un planeta gaseoso, pero en este caso su densidad es tan baja que si encontrásemos un océano suficientemente grande, Saturno flotaría en él.

Por su situación en órbita, diez veces más lejos del Sol que la Tierra, su período orbital es de alrededor de unos 30 años, es decir su año dura 30 veces el año terrestre. Por el contrario su período de rotación es corto, gira sobre su eje notablemente más rápido que la Tierra, siendo la duración de su día de unas diez horas y media.

Los anillos

Si ya nos podía sorprender Júpiter con más de 60 lunas en órbita a su alrededor, en el caso de Saturno se han observado más de 200 lunas de las cuales solo del orden 60-70 se conoce con completo detalle su órbita. Su luna más destacada es Titán, fácilmente observable con un telescopio, que tiene una atmosfera que se considera muy parecida a la atmosfera primitiva de la Tierra con nitrógeno, metano y hidrocarburos.

En cualquier caso la observación con telescopio viene siempre dominada por la presencia de los anillos de Saturno. Observados, pero sin conseguir explicar su naturaleza, por Galileo Galilei, son los más espectaculares del Sistema Solar. No se trata de unas estructuras sólidas, como si fueran discos, si no de una gran cantidad de partículas heladas y fragmentos de roca que de forma general orbitan al planeta. 

Es bien conocido que su configuración no es estable y que cambian con el paso de las décadas, principalmente por la interacción con algunos satélites, a los que denominamos satélites pastores por estar ‘custodiando’ los anillos. En este complejo sistema de anillos se muestran regiones sin casi partículas, lo que denominamos divisiones, siendo la más famosa y fácilmente visible con la mayoría de telescopios, la de Cassini descubierta por este astrónomo en el siglo XVII y que parece vinculada a la presencia del satélite Mimas que se abre paso en la misma.

Pistas para ver planetas

Desde el Parc Astronòmic del Montsec (http://www.parcastronomic.cat/) es posible observar Saturno en vivo. Más información sobre la visibilidad de los planetas en ServiAstro (serviastro.ub.edu)

Sección elaborada en colaboración con el Parc Astronòmic Montsec - Centre d'Observació de l'Univers y el Institut de Ciències del Cosmos de la Universitat de Barcelona (ICC-UB-IEEC).

0 Comentarios
cargando