Ir a contenido

CIENCIA

La investigadora del mundo cuántico

La barcelonesa Alba Cervera ha sido premiada en los IBM Q Awards por su trabajo en computación cuántica

En un futuro, Barcelona podría convertise en el hogar del primer ordenador cuántico del estado

Valentina Raffio

Alba Cervera, investigadora del Barcelona Supercomputing Center ​

Alba Cervera, investigadora del Barcelona Supercomputing Center ​

Cuando hablamos de computación cuántica estamos hablando de tecnología tan puntera que, en muchos sentidos, parece ciencia ficción. Tal es su increíble capacidad de procesar datos que para muchos,se ha convertido en el futuro de la computación. En muchos sentidos, este futuro pasa por poder crear algoritmos que nos ayuden a entender el fascinante e impredecible mundo microscópico del que no somos conscientes. De ahí la importancia de promover la investigación que nos desvele los secretos que, a día de hoy, sigue ocultando la física cuántica.

En este mundo de informática, matemática y algoritmos, la joven barcelonesa Alba Cervera destaca como una de aquellas mentes capaces de descifrar los misterios del mundo cuántico. La investigadora del Barcelona Supercomputing Center - Centro Nacional de Supercomputación  ha sido premiada en los IBM Q Awards por su trabajo en el mundo de la computación cuántica a través de la plataforma IBM Quantum Experience. Un recurso que, en su día, el gerente de informática cuántica experimental en el IBM  Jerry Chow definió como “una herramienta para observar lo desconocido”.

¿Para qué puede servir?

Según explica Cervera, la capacidad de la computación cuántica de procesar una cantidad enorme de información la convierte en la candidata perfecta para investigar en aquellos procesos intangibles, como problemas numéricos complejos, o aquello microscópico, como las propiedades de la materia. De ahí el gran interés de las universidades, los centros de investigación y, más recientemente, la industria por sumarse al carro de los ordenadores cuánticos para procesos de I+D. “Lo más interesante de la computación cuántica es que abre un nuevo paradigma en la computación que nos permitirá resolver problemas de un modo más eficiente”, destaca la investigadora.

En el año 2016, la International Business Machines Corporation, popularmente conocida por sus siglas IBM, lanzó el primer ordenador cuántico en la nube conocido como IBM Quantum Experience. Un proyecto que, según apunta Cervera, "revolucionó el mundo de los físicos teóricos" ya que abría las puertas a cualquier investigador para acceder a la increíble capacidad de procesar de estas infraestructuras.

En su caso, este proyecto supuso un antes y un después para su grupo de investigación de la Universidad de Barcelona (UB). Por primera vez en la historia de la computación cuántica, que había nacido sobre el papel tan solo unas décadas antes, esta plataforma se ponía a disposición de manera gratuita para todos aquellos que estuvieran interesados. Cervera aprovechó el recurso para demostrar un algoritmo teórico creado diez años antes, en el 2008, por un grupo de internacional de investigadores. Gracias a la computación cuántica, la investigadora consiguió simular el conocido como modelo de Ising.

Trayectoria, referentes y vocaciones

La trayectoria de la joven investigadora barcelonesa es ni nada más ni nada menos que impresionante. Graduada en Física y con un máster en Astrofísica, Física de Partículas y Cosmología en la Universidad de Barcelona (UB). Posteriormente, investigadora en Oxford en el grupo de Física de Partículas. Y, ahora, doctoranda en su alma mater e investigadora en el Barcelona Supercomputing Center - Centro Nacional de Supercomputación (BSC).

En su caso, la investigadora destaca que su vocación ha sido marcada por dos figuras fundamentales en su formación académica: un profesor de instituto, gracias al cual descubrió el mundo de la física, y un docente universitario, quien la introdujo en el campo de la computación cuántica. “Por eso mismo creo que hoy en día es más importante que nunca fomentar las vocaciones de los jóvenes para que descubran nuevos ámbitos de interés”, reflexiona Cervera.

Este proceso es especialmente importante en el caso de las niñas, ya que por alguna razón las alumnas llegan a una edad en la que ya “no se sienten capacitadas” para trabajar en carreras tecnológicas”. Según explica la investigadora, es fundamental reivindicar el papel de las mujeres en la ciencia e intentar ir más allá de los grandes referentes históricos. “La actual directora del CSIC es mujer. También lo es la directora del CERN, uno de los centros de investigación más importante del mundo. Las niñas necesitan conocer estos referentes para sentirse respaldadas en las decisiones que tomen en su vida”, explica Cervera.

El futuro del ordenador cuántico en España

En un futuro, esperemos que no muy lejanos, esta tecnología puntera prevé aterrizar en Barcelona, convirtiendo a la ciudad condal en el hogar del primer computador cuántico de España. Según explica Cervera, el tejido de investigación de la ciudad constituye el lugar ideal para establecer estas instalaciones. “Ahora estamos en un momento de reunir fuerzas poder impulsar este proyecto tan ambicioso”, explica la investigadora.

Paralelamente a este enorme potencial, Cervera destaca: “En España el talento existe y, por suerte, no entiende ni de procedencia, ni de clase, ni de género. Eso sí, hay que financiarlo”. “En el extranjero, los investigadores estamos muy bien valorados. El problema viene cuando no podemos seguir investigando en nuestro país por la falta de recursos”.