Ir a contenido

CATALÀ DE L'ANY. FINALISTAS

Manola Brunet: los datos certifican el cambio climático

La catedrática de la Universitat Rovira i Virgili preside desde abril la comisión de climatología de la Organización Meteorológica Mundial

Antonio Madridejos

Manola Brunet, profesora de la Universitat Rovira i Virgili (URV), en Tarragona, y nueva presidenta de la Comisión Internacional de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Manola Brunet, profesora de la Universitat Rovira i Virgili (URV), en Tarragona, y nueva presidenta de la Comisión Internacional de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). / EL PERIODICO

Manola Brunet le ha gustado siempre pasear por la montaña, observar el paisaje y "todo lo que tuviera que ver con el medio natural", por lo que no es extraño que acabara consagrada a la climatología, la ciencia que estudia el clima y sus variaciones a lo largo del tiempo. Brunet, profesora del Departamento de Geografía de la Universitat Rovira i Virgili (URV), fue nombrada el pasado abril presidenta de la Comisión de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial (OMM),  la primera mujer que se encuentra al frente del departamento desde su creación hace 90 años.

El tiempo a corto plazo puede caracterizarse por tormentas extremas o heladas severas de corta duración, pero lo que le interesa a Brunet es esencialmente la evolución de las medias. No el rumor, sino el promedio. "Queremos ver tendencias y para eso necesitamos mucho de la estadística, de las matemáticas", sintetiza.

"Una vez acabé la carrera en Tarragona, por aquel entonces una delegación de la Universitat de Barcelona, recuerdo que una de las cosas que hice fue estudiar los datos meteorológicos de la base aérea de Reus, con el magisterio del profesor Luis Miguel Albentosa, ya fallecido. Eran los años 80 y, mucho antes de que se popularizara el calentamiento global, ya vimos que estaban aumentando las temperaturas", afirma.

Cuando Brunet empezó apenas había series meteorológicas que permitieran reconstruir el clima de la península Ibérica en el último siglo. Muchos observatorios habían cambiado de ubicación, otros no cumplían los estándares internacionales y algunos se habían visto rodeados por edificios que distorsionaban los resultados. En el mejor de los casos, las series eran muy jóvenes, de apenas un par de décadas, o se computaban con horarios diferentes a los actuales . "En el extranjero estaban mejor servidos, pero en España nos faltaban muchas cosas", asume.

Así que parte de su trabajo ha consistido precisamente en modelizar, homogeneizar y digitalizar los datos para procesarlos matemáticamente y observar tendencias. También se han recuperado series meteorológicas guardadas en un cajón durante años. "Ahora ya tenemos bases de datos fiables", prosigue. Donde había lagunas diarias, mensuales o incluso anuales, "ahora hay información razonablemente real".

Sin lugar a dudas

Y el resultado no deja lugar a dudas: "Las temperaturas anuales han aumentado en Catalunya una media de dos grados desde principios del siglo XX, casi el triple que la media anual", pone como ejemplo. "Y los datos son en general bastante similares en toda la península Ibérica. No estamos calentando a un ritmo de medio grado por década, que es una barbaridad", añade. La fenología -el estudio de los cambios temporales en la naturaleza, como la época de la floración o de la caída de la hoja- se manifiesta en el mismo sentido. "Se ha disparado el número de noches tropicales [por encima de los 20ºC], han descendido notablemente los días de helada y los suelos están perdiendo humedad", prosigue.

Brunet insiste en lo preocupante de estas tendencias. "Siempre ha habido cambios de clima, es cierto, pero ¿en qué escala de tiempo se han producido? En la Edad Media, por ejemplo, también se vivió un periodo cálido, pero no son comparables ni el aumento de la temperatura ni la velocidad del cambio. Muy probablemente nos encontramos en el momento más cálido desde hace 8.000 años", explica.

Al margen de la recuperación de los datos, Brunet también ha dedicado parte de sus trabajos al análisis de los comportamientos más extremos, "acontecimientos raros", como el número de noches con mínimas tropicales (por encima de 20ºC) o la duración de las horas de calor.  Aunque posiblemente sea menos conocido, uno de los fenómenos más notables de los últimos años, según la profesora de la URV, es la disminución anual del número de días con frío intenso.

¿Y qué sucede cuando la familia o los amigos recalcitrantes sacan a colación los fríos días de esta primavera? "En la familia ya me conocen y están aleccionados -bromea-, pero con los amigos que dicen que el tiempo siempre ha cambiado intento ponerles en contexto la situación. Aporto datos". Con su sabiduría, deben de acabar convencidos.

Radiografía

Cargo. Manola Brunet India (Cariñena, Zaragoza, 1955) es profesora de Climatología del Departamento de Geografía de la Universitat Rovira i Virgili (URV), en Tarragona, y directora del Centro de Cambio Climático de la misma universidad.


Especialidad. Doctorada en Geografía e Historia por la Universitat de Barcelona, su especialidad es la reconstrucción instrumental, el análisis del clima y el cambio climático. Es también investigadora visitante en la prestigiosa Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia (Norwich, Reino Unido) y colaboradora del Grupo Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), el organismo dependiente de la ONU que publica los informes internacionales que evalúan el estado de la cuestión.


Internacional. Desde abril del 2018 preside la Comisión de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial. Ha publicado más de 30 artículos revisados por pares y más de 60 otras publicaciones, incluidas tres guías de la OMM.