Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Adaptación

Diversos estudios exploran el éxito de la especie humana para sobrevivir en circunstancias adversas

Pere Puigdomènech

Fotograma de una serie televisiva sobre los primeros tiempos del Homo sapiens.

Fotograma de una serie televisiva sobre los primeros tiempos del Homo sapiens.

En los entornos cambiantes que se producen de forma continuada en nuestro planeta, las diferentes especies sobreviven gracias a su capacidad para adaptarse a nuevas circunstancias. Esto se ha dicho, por ejemplo, de la extinción de los grandes dinosaurios, que no pudieron sobrevivir a la catástrofe planetaria producida por el impacto de un gran meteorito. Dos artículos recientes nos hablan de la capacidad de adaptación de la especie humana en periodos claves de su evolución.

Uno de los artículos trata de establecer cómo los humanos sobrevivieron a una de las erupciones volcánicas más importantes de las que tenemos noticia y que produjo el volcán Toba en la isla de Sumatra hace 74.000 años. El material que lanzó a la atmósfera habría producido una disminución de la luz solar durante años de tal forma que se supone desencadenó la extinción de algunas especies de animales y plantas. Los individuos de la especie humana no eran muy diferentes de los actuales y estaban en plena expansión por el planeta. El estudio detallado de unos sedimentos de Sudáfrica donde se encuentran restos humanos de forma casi continua nos dice que no parece que la catástrofe les afectara mucho, lo que demuestra su capacidad para adaptarse en un entorno muy cambiante.

Una serie de otros artículos exploran lo que pasó hace más de 300.000 años estudiando zonas del este de África donde se pueden seguir con cierto detalle diferente etapas que precedieron la aparición del 'Homo sapiens'. En aquellos tiempos se produjeron largos periodos de sequía y las poblaciones de mamíferos disminuyeron, pero los precursores de los humanos ya producían herramientas de piedra pequeñas y sofisticadas que a veces provenían de lugares lejos de donde vivían y algunas quizá las empleaban para pintarse el cuerpo. Aquellos humanos primitivos se adaptaron a circunstancias adversas desarrollando herramientas y una estructura social compleja. Estas dos características han acompañado a nuestra especie hasta nuestros días.

0 Comentarios
cargando