Ir a contenido

Un operación pionera corrige la escoliosis con unos brackets

La paciente, una chica de 12 años, pasó de presentar una desviación de la columna de 65 a 12 grados

Tres semanas después de la intervención se puede volver a realizar una actividad física

Antonio Madridejos

Natalia, la paciente operada de escoliosis, junto al doctor Juan Carlos Rodríguez Olaverri, en el Hospital Dexeus Quirón.

Natalia, la paciente operada de escoliosis, junto al doctor Juan Carlos Rodríguez Olaverri, en el Hospital Dexeus Quirón. / DEXEUS QUIRÓN

Para operar un escoliosis idiopática grave, una desviación acusada de la columna vertebral, que tiende a enroscarse sobre sí misma y a curvarse peligrosamente en forma de S, lo tradicional hasta ahora ha sido colocar una barra de titanio a cada lado de la columna vertebral y acoplarla mediante unos tornillos colocados permanentemente en la parte delantera y más gruesa de la vértebra, en los llamados cuerpos vertebrales. Con ello se consigue mantener una posición recta, pero al mismo imposibilita el movimiento de la columna y limita los quehaceres diarios de los pacientes, incluyendo en casos extremos hasta la normal respiración. 

Para evitar este problema, el Hospital Universitario Dexeus de Barcelona, del grupo QuirónSalud, ha puesto a punto una nueva técnica que permite mantener la movilidad de la columna mientras se va corrigiendo el grado de la curva. "Se basa en el mismo principio que los brackets de la dentadura. Se corrige sin inmovilizar", explica a este diario Juan Carlos Rodríguez Olaverri, cirujano del grupo Neurogrup que impulsó y realizó la primera intervención. La operación, que se desarrolló en enero a una chica de 12 años, fue un éxito. Y en breve se realizará la segunda a otra adolescente.

Primera vez en España

Se trata de la primera vez en España que se corrige la escoliosis idiopática adolescente grave con este tipo de intervención que "permite incluso realizar actividad física y deporte pocas semanas después", destaca Rodríguez Olaverri. El especialista perfeccionó la técnica, ensayada por primera vez en Estados Unidos, durante una estancia de tres años en el Maimonides Medical Center de Nueva York, donde fue el responsable del servicio de columna. 

El 10% de los adolescentes tienen escoliosis idiopática, es decir, de causa desconocida. Aproximadamente un 1% de los que presentan más de 45 grados de desviación -mayoritariamente mujeres- acaban operándose para corregir la curva.

En la técnica del Hospital Dexeus Quirón, que se realiza por vía torácica mediante una incisión en un costado, se colocan la mitad de los tornillos que en la técnica tradicional para corregir las vértebras afectadas. Además, estos se unen mediante una cuerda de manera que la columna no pierde flexibilidad.

Corrige sin fijar

"Esta técnica -insiste Rodríguez Olaverri- sigue el mismo principio que los brackets dentales. Es decir, corrige sin fijar y con los años remodela la columna. Como no está fija, la columna no tiene ninguna limitación del movimiento. Así, el paciente puede volver a hacer actividad física al cabo de tres semanas y deporte después de seis semanas. Los deportistas de alto rendimiento pueden volver a ponerse en forma al cabo de seis semanas".

"La paciente intervenida es una chica a la que le habían diagnosticado una ligera escoliosis tres años atrás", recuerda Rodríguez Olaverri. En principio había llevado una vida normal, pero el problema avanzó con rapidez: primero necesitó un corsé para dormir y luego fue necesario que lo llevara todo el día. En solo dos años llegó a una desviación de columna de 40 grados y luego de 65 grados. "Tras la intervención, la curva ha disminuido a 12 grados, con una previsión de corrección hasta los siete u ocho grados a través del crecimiento. Al día siguiente de la operación ya podía sentarse y una semana después hacía vida normal en casa", explica Olaverri.

La columna vertebral con escoliosis aguda, antes y después de la operación.

"El nuevo abordaje por vía torácica  de la cirugía correctora de escoliosis comporta una modificación sustancial de la técnica anestésica clásica e implica mayor complejidad. Sin embargo, el posoperatorio resulta más corto, menos doloroso, menos agresivo y con menor riesgo de sangrado", prosigue Enric Monclús, responsable de la Unidad de Anestesiología pediátrica del Hospital Dexeus, en una nota informativa del centro.

La técnica, llamada ASC, deriva de la Vertebral Body Tethering, que también corrige la columna sin fusionar la columna pero que está limitada a curvas de entre 45 y 60 grados y a niños aún en crecimiento. El equipo de los doctores Betz, Antonacci y Cuddihy, del Institute for Spine & Scoliosis de Nueva Jersey, modificaron la técnica de manera que la ASC está indicada para un rango de edad desde los 10 años hasta adultos, con curvas torácicas, torácico lumbares o lumbares de entre 30 y 80 grados.

"Hasta ahora han realizado 280 intervenciones con dos años de seguimiento de los pacientes que avalan las ventajas de este nuevo abordaje para corregir la escoliosis idiopática", prosigue la nota del Hospital Dexeus. Además de mantener la movilidad de  la columna vertebral, se utiliza un enfoque de preservación muscular. A diferencia de la cirugía de espalda invasiva tradicional, no se cortan los músculos de la espalda, por lo que hay una interrupción mínima y una curación mucho más rápida. La pérdida de sangre es muy baja gracias a estas técnicas menos invasivas.

0 Comentarios
cargando