Ir a contenido

PANDEMIA MUNDIAL

Gripe de 1918 en España: tantos muertos como en la guerra civil

El primer fallecimiento se registró en Madrid en el mes de mayo, pero la mortalidad no se disparó hasta una nueva oleada en otoño

Las precarias condiciones económicas contribuyeron en gran medida a la propagación de la enfermedad

Antonio Madridejos

Hospital de campo estadounidiense en Aix-Les-Bains (Francia) durante la gripe pandémica de 1918.

Hospital de campo estadounidiense en Aix-Les-Bains (Francia) durante la gripe pandémica de 1918.

La información relativa a los orígenes y la transmisión de la gripe de 1918 está llena de lagunas y de episodios poco claros, pero todo indica que el virus llegó a España desde Francia a través de los cientos de jornaleros españoles y portugueses que en aquellos tiempos se desplazaban al país vecino para cubrir la mano de obra vacante ocasionada por la guerra europea. El primer caso atribuido oficialmente a la gripe en España se registró en Madrid en mayo de 1918.

Con los meses llegarían a contabilizarse "entre 270.000 y 300.000 fallecimientos, tantos como los que se estima causó la guerra civil", destaca María Isabel Porras, profesora e historiadora de la medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha.

El caso de Madrid no fue el primero en Europa. Y mucho menos en el mundo. La prensa neoyorquina, por ejemplo, ya había informado en semanas previas de diversos fallecimientos en la ciudad. Sin embargo, el hecho de que los medios de comunicación de los países inmersos en la contienda europea silenciaran sus decesos -fundamentalmente por motivos de censura para elevar la moral de las tropas y no dar pistas al enemigo sobre el número de bajas- hizo que la epidemia pasara a la posterioridad con el nombre del primer país en el que se habló ampliamente de ello. Fue la gripe española.

Como país neutral en la guerra 1914-1918, la censura en España fue menos intensa. "Aquí se informó de manera constante y sistemática de la magnitud de la epidemia, a diferencia de los países en conflicto que escondían esa información estratégica", resume Alfons Zarzoso, director del Museu d'Història de la Medicina de Catalunya.

Como ha documentado Anton Erkoreka, director del Museo Vasco de Historia de la Medicina, la primera nota referente a la gripe se publicó en España el 21 de mayo en el diario madrileño 'El Liberal'. Muy poco después, 'El Sol' incluía la siguiente información: "Parece que entre los soldados de la guarnición de Madrid se están dando muchos casos de enfermedad no diagnosticada todavía por los médicos. En un regimiento de Artillería han caído enfermos del mismo mal 80 soldados".

"El 2 de junio, el corresponsal de 'The Times' en Madrid se hizo eco de la epidemia y por primera vez empleó el nombre de 'gripe española'", recuerda Erkoreka. La invención tuvo éxito y se propagó como el virus. En agosto, el prestigioso 'Journal of the American Medical Association' dedicó su número a la ‘spanish influenza’.

Sin conciencia del problema

Además de Madrid, durante la primavera y el verano de 1918 se informó de numerosos afectados en diversas provincias del interior como Toledo, Ciudad Real, Badajoz y Córdoba. Al principio no fue una epidemia de elevada mortalidad. Nada hacía presagiar la dolorosa reaparición que acontecería en otoño. Por ejemplo, en el caso de Catalunya, revistas satíricas como 'L'Esquella de la Torratxa' incluían chistes al respecto y hablaban incluso de "enfermedad de moda", prosigue Zarzoso. Lo mismo opina Porras: "Al principio se pensó que era algo banal. No había conciencia del problema".

Beatriz Echeverri Dávila, que analizó profusamente la evolución de epidemia en España en una monografía publicada hace ya dos décadas, escribe que la segunda oleada se propagó velozmente en septiembre a partir sobre todo de los dos grandes ejes ferroviarios Irún-Madrid y Catalunya-Almería. Según Echeverri, el virus avanzó con facilidad aprovechando las multitudes que se congregaban en los numerosos pueblos y ciudades que durante aquel mes celebraban las fiestas patronales.

Los quintos que vuelven a casa

Porras explica que otro de los factores que pudieron contribuir a la extensión de la pandemia fueron los jóvenes que realizaban el servicio militar en cuarteles en malas condiciones higiénicas. "Los licenciaron para frenar el problema y lo que consiguieron fue propagar la enfermedad en los lugares de origen de los quintos", señala.

La oleada otoñal de la gripe alcanzó tasas de mortalidad superiores al 15 por 1.000 en las provincias de León, Zamora, Orense, Burgos y Palencia, así como en Almería, y un poco menos en Zaragoza, La Rioja, Álava, Valladolid, Alicante o Huelva. Al margen de las Canarias, donde la epidemia fue casi imperceptible, la menor incidencia, inferior al 4 por 1.000 se registró en las cuatro provincias catalanas, Valencia y zonas de Andalucía como Málaga, Sevilla y Jaén, además de Baleares. Hubo incluso una tercera oleada, ya en diciembre, aunque en ninguna provincia se superó la tasa del 1,5 por 1.000.

Resultado de una situación económica

Según Porras, la situación económica de la España de 1918 contribuyó en gran manera a la elevada mortalidad. "Las condiciones eran muy malas -dice la historiadora de la medicina-. Había problemas para acceder a alimentos básicos como el pan y a productos indispensables en aquel tiempo, como el carbón. Como la gente estaba muy debilitada, el virus lo tuvo más fácil para hacerse letal". Los hospitales no dieron abasto. "De hecho, la incidencia de la gripe en los diferentes países dependió de la calidad de su sistema de seguridad social", prosigue Porras. Debe tenerse en cuenta además, insiste Zarzoso, que no había una solución precisa contra la enfermedad: "Se probaron diferentes tipos de sueros y también de vacunas que contenían estreptococos y neumococos de dudosa efectividad".

Al margen de la mortalidad y los ingresos hospitalarios, la epidemia tuvo un efecto brutal en la actividad cotidiana, resume la profesora Porras. En muchas zonas se cerraron colegios. En otras se vio alterada la red de suministro de alimento. "El ritmo diario se interrumpió", sintetiza.

Efectos en la natalidad

La media de mortalidad por gripe en España fue en 1918 de 8,3 por 1.000, según los cálculos de Beatriz Echeverri, lo que la convierte en uno de los países europeos más afectados. Y, además del efecto directo sobre la economía, el hecho de que afectara muy particularmente a personas de entre 20 y 40 años supuso una "desaceleración del crecimiento de la población que perduraría durante tres décadas", concluye Erkoreka.

Temas: Historia Gripe

0 Comentarios
cargando