Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Estrellas del 2017

Las grandes teorías sobra la evolución del universo y la búsqueda de la cura de enfermedades son dos caras bien diferentes de la actividad científica

Pere Puigdomènech

Recreación artística de planetas descubiertos por el telescopio Kepler de la NASA a mayo del 2016.

Recreación artística de planetas descubiertos por el telescopio Kepler de la NASA a mayo del 2016. / REUTERS / NASA

Las listas de descubrimientos científicos de la revista 'Science' para el año 2017 han destacado una vez más la investigación en astrofísica, en particular la observación de una colisión entre dos estrellas masivas. La revista reconoce que una votación similar hecha por el público había puesto en primer lugar el éxito de un ensayo de corrección de una enfermedad genética. Las grandes teorías sobra la evolución del universo y las nuevas posibilidades de solucionar graves enfermedades son dos caras bien distintas de la actividad científica.

El año que acaba de terminar ha sido rico en acontecimientos científicos, y algunos de ellos han salido en los diarios por su relevancia científica, porque pueden dar lugar a alguna aplicación interesante o también por razones políticas. Cabe decir que en algunos países como Estados Unidos o España no ha sido el mejor año para la investigación científica. Eso no quiere decir que no se hayan producido descubrimientos importantes en muchas disciplinas de la ciencia.

Ventana al conocimiento

La observación destacada por 'Science' es el choque a 130 millones de años luz de dos estrellas de neutrones. La observación fue hecha por diferentes tipos de observatorios, en particular los laboratorios de ondas gravitacionales que fueron descubiertas el año pasado. Han confirmado de esta manera que abren una nueva ventana al conocimiento del universo. Los resultados confirman ideas de cómo se forman y mueren las estrellas y cómo se generan los elementos químicos más pesados que son los que forman los planetas.

Saber cómo nacen y mueren las estrellas nos puede interesar, en particular si se tiene en cuenta que la estrella de la que depende la vida en nuestro planeta, el Sol, se formó hace unos 4.600 millones de años y está en la mitad de su vida. De lo que sabemos se deduce que tal vez en 800 millones de años la vida no será posible en la Tierra. Podría ser preocupante, pero cabe recordar que hace 800 millones de años los animales apenas empezaban a aparecer en nuestro planeta. Tiene consecuencias menos inmediatas que la curación de una enfermedad.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.