Ir a contenido

Color de la piel

Un equipo científico ha analizado los genes implicados en la pigmentación

Pere Puigdomènech

Un grupo de bosquimanos entre las dunas del Kalahari, en Sudáfrica.

Un grupo de bosquimanos entre las dunas del Kalahari, en Sudáfrica. / OBED ZILWA (AP)

Una de las cuestiones que más ha causado división entre humanos es el color de la piel. Por razones de la historia, las poblaciones con la piel clara han acabado teniendo más poder en el planeta y el color de la piel se ha convertido en un carácter que define el estándar social en muchas sociedades. El estudio de los genomas de los humanos había hasta ahora demostrado que la pigmentación está definida por un número reducido de genes. Esto explicaría la adaptación rápida a las regiones menos soleadas. El análisis de los genomas de poblaciones sudafricanas nos dice que el color de la piel no ha sido nunca un tema sencillo.

Hasta ahora hemos estado trabajando con la idea de que los humanos salieron hace decenas de miles de años en pequeños grupos desde África y fueron poblando el planeta adaptándose a los entornos que encontraban. La piel oscura protege de un exceso de luz, pero cuando se viaja hacia el norte es menor la exposición al Sol. Para producir algunas vitaminas, como la vitamina D, es necesaria la acción de la luz solar y para vivir en el norte puede ser mejor tener la piel más clara. Estos cambios se deberían producir en unos pocos miles de años y querría decir que es un proceso no muy complejo. El estudio del genoma de las poblaciones con colores de piel diferente ha permitido encontrar un máximo de 15 genes que explicarían las diferencias y comprobar que los primeros pobladores de Europa tenían la piel oscura.

Un estudio actual realizado por grupos norteamericanos demuestra que los genomas de tribus de los llamados KhoeSan, considerados antiguos pobladores de África del sur, que tienen diferentes niveles de color de su piel, presentan variaciones en un número mucho mayor de genes y además diferentes de los que habían sido observados previamente. Esto confirma que las poblaciones del sur de África son muy complejas y que aquellas que salieron de África eran un grupo más homogéneo. También nos dice que, al igual que ahora, el color de la piel era importante por los antiguos pobladores de África. Nos protege de un exceso de luz y define cómo nos vemos unos a otros.

0 Comentarios
cargando