Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Nuevos pasos

La edición genética de embriones abre enormes perspectivas: científicas y éticas

Pere Puigdomènech

Instalaciones de una clínica británica de fertilidad, en una foto de archivo.

Instalaciones de una clínica británica de fertilidad, en una foto de archivo. / BEN BIRCHALL / AP

El resultado científico del que más se ha hablado en agosto es el publicado el día 24 en la revista 'Nature' y que demuestra que algunas de las dificultades que se habían presentado para modificar los genomas de embriones humanos pueden ser resueltas con las nuevas tecnologías de edición. De esta manera se eliminan algunas de las barreras técnicas para poder utilizarlas. Antes de usarlas para que nazca un niño al que se le haya editado el genoma habrá que decidir si se eliminan barreras legislativas que están basadas en criterios éticos.

El artículo lo han publicado investigadores de Estados Unidos, y uno de los autores es el científico español Juan Carlos Izpisúa Belmonte. En el trabajo se ha utilizado la técnica llamada CRISPR-CAS9 para corregir embriones humanos procedentes de progenitores que son portadores de una variante genética que produce un crecimiento anormal de los tejidos del corazón y es una de las principales causas de muerte súbita en atletas jóvenes. El trabajo demuestra que la técnica se puede utilizar de forma que todas las células del embrión se modifiquen y que la modificación corrija la mutación de la forma deseada sin efectos en otros lugares del genoma. Ir más lejos e implantar el embrión modificado en el útero de una mujer sería ilegal y no lo han hecho.

El trabajo da nuevos pasos hacia la posibilidad de modificar el genoma de un individuo de forma que la traspase a su descendencia. Lo hace en la mutación de un gen que se sabe que produce una enfermedad grave. El resultado final no es diferente de lo que ya se está haciendo por diagnóstico prenatal o preimplantatorio. También analizan el genoma para asegurar que la técnica no produce efectos no deseados en el embrión. Es probable que pronto haya que decidir si en casos como este se quiere llegar a hacer nacer un niño. Entonces quedará abierta la pregunta de en qué casos puede estar indicada la técnica. Por ahora el interés parece limitado, pero no tardarán en aparecer indicaciones ciertas o supuestas y habrá que ir discutiendo paso a paso.

Temas: Genética

0 Comentarios
cargando