Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Girasol

De la planta, originaria de América, se extrae el tercer aceite más consumido del mundo

Pere Puigdomènech

Una planta de girasol en la provincia de Cuenca.

Una planta de girasol en la provincia de Cuenca. / MIGUEL LORENZO

La semana pasada se publicó el genoma del girasol, una planta importante para la agricultura y que también ha sido un objeto artístico desde que llegó a Europa desde América. Siempre ha interesado por su propiedad de girar con el paso del Sol. En su complejo genoma hay genes que explican cómo se forma su flor y también los mecanismos de la producción de su aceite, uno de los más utilizados en Europa.

Se ha discutido su origen y parece que es una de las pocas plantas que se domesticaron en el este de los actuales Estados Unidos. En Europa primero fue aceptada como planta ornamental, con el tiempo la agricultura la fue adoptando y actualmente es una de las primeras plantas productoras de aceite y alimento para el ganado. El aceite de girasol es el más cultivado en el mundo después del de soja y el de colza. En Europa se cultiva en países del este como Ucrania y Rusia y del Oeste como Francia y España, donde a menudo es un cultivo de secano.

El genoma que se acaba de publicar es de dimensiones similares al genoma humano y tiene casi el doble de genes. Lo ha realizado un consorcio en el que grupos franceses y canadienses están muy presentes y ha sido financiado en parte por las compañías que producen las semillas híbridas que se utilizan actualmente. Los genes que controlan los aceites y la formación de la flor han atraído el interés de los investigadores.

El año pasado salió un artículo que investigaba las razones por las que la flor del girasol va siguiendo el paso del Sol durante el día y por la noche gira para esperar que salga. Se sabe que la planta lo hace creciendo más de un lado que del otro en el tallo que lleva las flores. En el artículo se proponía que de esta manera la flor aprovecha mejor el calor del Sol y la hace más atractiva a los insectos que la polinizan. Para los artistas también ha sido una planta atractiva hasta el punto de que hace unos cien años Vincent Van Gogh la convirtió en objeto de algunas de sus obras maestras.

0 Comentarios
cargando