Ir a contenido

MISIÓN ESPACIAL

Una sonda de la NASA partirá en el 2018 a la conquista del Sol

La Solar Parker, que llegará a una velocidad máxima de 750.000 km/h, soportará temperaturas de hasta 1.400 grados

Simulación de la Solar Probe Parker alrededor del Sol. Se acercará a seis millones de kilómetros de la superficie, siete veces menos que cualquier nave anterior.

Simulación de la Solar Probe Parker alrededor del Sol. Se acercará a seis millones de kilómetros de la superficie, siete veces menos que cualquier nave anterior. / JOHNS HOPKINS UNIVERSITY

La NASA ha confirmado que la sonda de exploración Solar Plus, ahora rebautizada como Solar Parker, será lanzada el año que viene para una misión hasta el Sol considerada de alto riesgo. La nave, que se acercará a solo seis millones de kilómetros de la superficie, siete veces más cerca que cualquier misión anterior, se consagrará al estudio de las características físicas del astro y su corona. La ventana de lanzamiento se extiende entre el 31 de julio y el 19 de agosto del 2018. 

Una vez llegue a su destino, la sonda orbitará alrededor del Sol en 24 ocasiones, cada una de las cuales durará 88 días. Alcanzará entonces una velocidad extraordinaria de 754.000 kilómetros por hora, equivalentes a unos 200 kilómetros por minuto.

En una ceremonia en la Universidad de Chicago, el jefe del programa de misiones de la NASA, Thomas Zurbuchen, rebautizó la sonda con el nombre de Solar Parker, en honor a Eugene Parker, el astrofísico que desarrollo la teoría de los vientos solares supersónicos y de la corona solar. Es la primera vez que la NASA nombra una misión en honor a una persona viva.

La sonda Parker estará diseñada para recopilar datos en un ambiente de temperaturas extremas, de hasta 1.400 grados, con masivas cantidades de radiación y a una velocidad de 200 kilómetros por segundo, lo que permitiría ir de la Tierra a la Luna en media hora. Para sorporta el calor, tendrá un superescudo de fibra de carbono de 11,5 centímetros de grosor y un sistema de refrigeración líquida que facilite que sus dispositivos sigan registrando datos y emitiéndolos a la Tierra.

IMPOSIBLE HASTA AHORA

"Los materiales para que esta misión fuera posible no existían hasta ahora", ha señalado Nicola Fox, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, responsable de desarrollar parte de los componentes de la sonda.

Lanzar una sonda que impacte el Sol es, hoy por hoy, una empresa imposible. Para impactar en la superficie solar un sonda debería acelerar hasta la misma velocidad orbital de la Tierra alrededor del astro rey de 30 kilómetros por segundo en dirección contraria, pero la tecnología actual solo puede cubrir un tercio de esa velocidad.

Para acercarse al Sol y orbitarlo a tan corta distancia, la sonda Parker será acelerada por el Delta IV Heavy, el cohete en servicio en la NASA con mayor potencia.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.