Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Cebada

Aunque ahora ha bajado su consumo directo, se trata de uno de los cereales más cultivados de la historia

Pere Puigdomènech

Un campo de cebada en la comarca del Segrià.

Un campo de cebada en la comarca del Segrià. / ARCHIVO / RAMON GABRIEL

El genoma de la cebada, uno de los cereales más cultivados del mundo, ha tardado en completarse. No es por la falta de interés, sino por su complejidad. Es un genoma casi el doble de grande que el humano y con un número también superior de genes. Ha sido un esfuerzo conjunto de varios laboratorios a nivel mundial.

Aunque en Europa no comemos ahora demasiada cebada de forma directa, ha sido uno de los cereales más cultivados a lo largo de la historia. Su origen se ha buscado en el sur de la actual Turquía, en la antigua Persia y en Israel. El año pasado se publicó el genoma de unos granos de cebada de hace 6.000 años en cuevas bajo la mítica fortaleza de Massada, en Israel, que no parece ser muy diferente de la actual, pero también se ha encontrado en los montes Zagros, en el actual Irán. No extrañará a nadie, pues, que la cuestión sea objeto de duras controversias. El hecho es que la cebada se puede cultivar en zonas áridas y de secano, como en la península Ibérica, y en latitudes muy elevadas. Esto ha hecho que se interesen los países, como Alemania, que han participado en el proyecto de su genoma.

Completar el genoma de la cebada ha sido un trabajo arduo por su complejidad, que proviene de que una gran parte son secuencias que están repetidas cientos o miles de veces. Ha sido necesario utilizar todas las herramientas disponibles en la actualidad, pero ahora los siete cromosomas de la cebada ya están a disposición de cualquiera. Hay buenas razones para realizar un trabajo tan complicado. La cebada es un objeto de investigación muy intensa para encontrar variedades adaptadas a las condiciones actuales. Uno de sus usos principales es la alimentación del ganado, pero hay otros. Si el grano de la cebada se deja germinar durante un cierto tiempo en un ambiente húmedo y luego se seca, se produce la malta. Esta es la base de la producción de la cerveza, una de las bebidas fermentadas más antiguas y utilizadas del mundo, y si se destila da lugar al whisky. Son razones de peso -económicas y lúdicas- para estudiar un genoma.

0 Comentarios
cargando