Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Oxígeno

Un estudio ha analizado los genomas de 41 cianobacterias

Pere Puigdomènech

Un ejemplar de Prochlorococcus, género de cianobacterias marinas fotosintéticas.

Un ejemplar de Prochlorococcus, género de cianobacterias marinas fotosintéticas. / MIT

La actividad que hacemos más a menudo día y noche es respirar. El aire llega hasta nuestros pulmones, donde incorporamos el oxígeno, y luego expulsamos el dióxido de carbono producto de nuestra actividad. Esto quiere decir que nosotros, como los animales y las plantas, necesitamos para vivir el oxígeno que hay en el aire.

Pero no siempre ha habido en la atmósfera la cantidad de oxígeno que hay actualmente. En un entorno en que el aire tenía más carbono que ahora, aparecieron los primeros microorganismos que aprovechaban la energía solar y como subproducto producían oxígeno. Actualmente viven organismos sencillos relacionados con estos y que se llaman cianobacterias. Un artículo reciente ha estudiado cómo adquirieron la función de fijar la energía solar y cómo lo hicieron para adaptarse a las nuevas condiciones.

En el trabajo se han obtenido y analizado los genomas de 41 especies nuevas de cianobacterias que son capaces de fijar la energía de la luz y producir oxígeno, así como los de otras bacterias relacionadas que no lo son. Las han buscado en pozos de metano, aguas freáticas y de lagos e incluso dentro de nuestro intestino. De la comparación de sus genomas pueden proponer vías para entender cómo algunas cianobacterias adquirieron los genes que producen oxígeno y también cuáles son los que les permitieron adaptarse a la nueva atmósfera.

PLANTAS Y ANIMALES

Los resultados del análisis confirman que en algún momento de la evolución de los organismos vivos aparecieron unos que podían aprovechar la luz del Sol. Como subproducto producían oxígeno que hace unos 2.300 millones de años se convirtió en un componente esencial de la atmósfera tal como la tenemos hoy.

Para algunos organismos, los anaerobios, el oxígeno es negativo y solo pueden vivir sin contacto con el aire. Otros se adaptaron a su presencia y continuaron basándose en la fotosíntesis. De ellos salieron las plantas. Mucho más tarde otros organismos que no fijan energía, pero respiran oxígeno, se acostumbraron a alimentarse de bacterias y plantas. A estos los llamamos animales.

0 Comentarios
cargando