Ir a contenido

MUESTRA DIVULGATIVA

El cerebro, el fabricante de palabras, visita Cosmocaixa

Una original exposición repasa las relaciones entre neuronas, lenguaje y comunicación

Antonio Madridejos

Un espacio de Talking Brains, exposición sobre el lenguaje inaugurada en Cosmocaixa.

Un espacio de Talking Brains, exposición sobre el lenguaje inaugurada en Cosmocaixa. / ELISENDA PONS

El lenguaje está tan unido al ser humano, incluso desde que el feto empieza a oír los primeros sonidos de la madre, que cuando los bebes nacen y empiezan a llorar lo hacen siguiendo unos patrones lingüísticos aprendidos. "Unos investigadores han comprobado que no lloran igual los recién nacidos franceses y alemanes", destaca el investigador suizo Wolfram Hinzen, especialista en Lenguaje y Ciencia Cognitiva de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), mientras aprieta un botón y se oyen los gritos de las criaturas.

En un espacio contiguo aparecen las figuras de un chimpancé, un australopiteco, un neandertal y un humano moderno, todos homínidos emparentados en el árbol de la evolución. "La comunicación está presente en todas las especies, pero solo los humanos tenemos la singularidad del lenguaje -añade Hinzen-. Nos hace únicos. Sin embargo, como ni el cerebro ni el lenguaje dejan fósiles, nunca podremos saber con exactitud cómo evolucionamos hasta tener esta capacidad". ¿Qué es lo que nos hizo hablar? Todo son misterios. Juegos interactivos. Lugares para la reflexión. 

Hinzen es el comisario de una sorprendente exposición que se inaugura este viernes en CosmoCaixa y que repasa las relaciones entre el cerebro y el lenguaje en sentido amplio, "a través de las lentes de la neurociencia, la biología y la evolución". No es para niños pequeños, no, sino para jóvenes y adultos con ganas de activar las neuronas. Y nunca mejor dicho. 'Talking Brains. Programados para hablar', que se podrá ver hasta febrero del 2018, es la gran exposición de la temporada en el museo barcelonés. "Nunca se había nada parecido sobre el lenguaje en museos. Los materiales se han creado ex profeso para la muestra y algunos entrarán a formar parte de los fondos permanentes en exposición", explica Jordi Portabella, director del área de Investigación de la Fundación Bancaria La Caixa.

"ES IMPOSIBLE NO HABLAR"

Uno de estos materiales es un gran cerebro en cuyo interior se explica mediante una película en 3D el crecimiento del habla desde los niños en el vientre de la madre, con las conexiones neuronales que poco a poco les permiten empezar a oír los latidos y los ruidos del exterior. "Pese a que se ha estudiado mucho, los investigadores todavía no hemos logrado definir el proceso misterioso por el cual los niños adquieren el lenguaje. Es algo que se adquiere de forma rápida y uniforme. No es como aprender kárate o tocar la guitarra", comenta Hinzen. "Es imposible no hablar", añade. Quienes tienen problemas para expresarse oralmente, con los mudos y algunos autistas, cuentan con las mismas estructuras neuronales para la comunicación.

Otro aspecto curioso es observar cómo las lenguas, surgidas de un hipotético tronco común hace 80.000 años en África, ha divergido hasta alcanzar al diversidad lingüística actual que impide la comunicación entre, por ejemplo, un hablante de francés, de lengua bantú o de chino. La exposición repasa también las regiones del cerebro vinculadas al lenguaje, algo mucho más complejo de lo que imaginó el médico francés Paul Broca en el siglo XIX, el primero que observó un territorio en el que parecían residir las palabras. Y otro espacio, finalmente, recuerda la rapidez con la que el cerebro es capaz de procesar el lenguaje.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.