Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Trasplantes

Unos investigadores han logrado un páncreas de rata a partir de células embrionarias de ratón

Pere Puigdomènech

A veces un órgano de nuestro cuerpo deja de funcionar y no hay manera de arreglarlo. La única solución es cambiarlo casi como hacemos con las piezas de los coches. Desde los años 60 se empezaron a hacer transplantes y actualmente en España, un país líder en este asunto, se hacen casi 5.000 al año. A menudo el cuello de botella es encontrar el donante adecuado y por ello se ha pensado en recurrir a animales, pero ello presenta problemas de diferente tipo. Se acaba de descubrir en ratones una nueva posibilidad de producir órganos que habrá que explorar.

El experimento, realizado por grupos de investigación japoneses, ha consistido en introducir células embrionarias de ratón en un embrión de rata en el que se había eliminado la posibilidad de que le crezca el páncreas. Cuando nació, la rata tenía el páncreas formado por células de ratón. Han extraído la parte del páncreas que produce insulina, la han trasplantado a ratones que tienen diabetes y han demostrado que las células trasplantadas la corrigen. Este procedimiento parece también resolver algunos de los problemas que produce el rechazo de los trasplantes. La cuestión ahora sería saber si una técnica similar serviría en humanos.

Actualmente se hacen anualmente en el mundo miles de trasplantes de órganos como el corazón, el hígado, el riñón, el pulmón y el páncreas. Disponer de órganos para trasplantar es un factor que limita la cantidad que se puede hacer y hay largas listas de espera. Sería interesante tener una fuente de órganos que no dependiera de disponer de donantes. Los órganos de animales producen rechazo y se había hablado de modificar especies como el cerdo, que tiene algunos órganos semejantes a los humanos, para disminuirlo. La búsqueda se detuvo por miedo a que en el proceso se desvelaran virus latentes en los genomas de los animales. Recientemente se ha demostrado que estos virus se pueden desactivar mediante edición genómica. La nueva técnica puede ser una alternativa. Ahora habrá que hacer mucho trabajo antes de estar convencidos de que se puede usar de forma segura cuando se necesita.

0 Comentarios
cargando