07 ago 2020

Ir a contenido

Antropoceno

Pere Puigdomènech

Un ensayo nuclear francés en el atolón de Mururoa, en septiembre de 1971.

Un ensayo nuclear francés en el atolón de Mururoa, en septiembre de 1971. / ARCHIVO / AP

La Unión Internacional de Sociedades de Geología podría tener que decidir si declara que nos encontramos en un nuevo periodo geológico que se llamaría Antropoceno y que estaría definido por los efectos de la actividad humana sobre el planeta. Si yo fuera miembro del comité que tiene que tomar la decisión, personalmente votaría en contra.

La Geología ha dividido la historia de la Tierra en grandes eras geológicas que marcan la evolución del planeta. A veces oímos hablar del Cámbrico, del Jurásico o del fin del reino de los dinosaurios. Una nueva era o periodo geológico implica efectos de gran envergadura y que pueden ser debidos a alguna catástrofe o a un cambio climático de gran extensión. Hasta ahora nos decían que vivíamos en el Holoceno. Su inicio, hace 12.000 años, estaba marcado por cambios en el clima que desencadenaron la transformación de la sociedad humana hacia el patrón sedentario basado en la agricultura y la ganadería que se ha acabado estableciendo en todos los continentes. Los partidarios del Antropoceno quieren subrayar que desde la mitad del siglo pasado ha habido fenómenos que indican cambios en los equilibrios de la superficie del planeta y que se aprecian en ella. Se cita, por ejemplo, un aumento de radiactividad debido a las pruebas nucleares en la atmósfera que se hicieron en los años 50 y que han dejado rastro en todas partes.

Son argumentos ciertamente respetables, pero no parece coherente dejar una etapa geológica como el Holoceno con una duración de solo 12.000 años. Las eras y periodos geológicos los hemos medido siempre en millones de años. Además, muchos de los cambios en el planeta que están producidos por la actividad humana comenzaron en el Neolítico, aunque se hayan acelerado últimamente, y podría ser que, a escala geológica, algunos de ellos desaparezcan a la misma velocidad. Ahora bien, si hay un voto a favor del Antropoceno, yo propondría que se tome 1948 como fecha de inicio. Siendo el año de mi nacimiento, para mí, personalmente, es cuando todo comienza.