Ir a contenido

OBSERVACIONES PRELIMINARES

La misión europea 'Gaia' obtiene la imagen más precisa de la Vía Láctea

El satélite europeo ha localizado 1.142 millones de fuentes lumínicas y ha determinado la velocidad de movimiento y la distancia al Sol de dos millones de estrellas

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA

imagen de la via lactea completa / ANDRE MOITINHO

imagen de la via lactea completa
Diseño del satélite europeo Gaia durante la fase de fabricación.

/

La misión europea Gaia, diseñada para realizar la cartografía más precisa de la Vía Láctea, ha confeccionado en sus primeros dos años de operación un mapa con la ubicación de 1.142 millones de fuentes lumínicas y además ha determinado la velocidad de movimiento y la distancia al Sol de unos dos millones de estrellas, un trabajo todavía preliminar pero que ya supone una auténtica revolución en el conocimiento de nuestra galaxia, como destaca la Agencia Espacial Europea (ESA). "La misión ayudará a responder muchas de las preguntas sobre su origen y evolución [de la Vía Láctea]", añade.

Gaia, un proyecto en el que participan centros de investigación y empresas de 25 países, con destacada presencia de España, fue lanzada al espacio en diciembre del 2013 y se encuentra ahora en una órbita a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, en el llamado punto de Lagrange o L2, un lugar alejado de las influencias gravitatorias que le aporta la deseada estabilidad sin tener que gastar mucha energía para mantenerse. Uno de los grupos líderes de la misión es el del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universitat de Barcelona (ICCUB) y del Institut d'Estudis Espacials de Catalunya.

Un instrumento de precisión

A diferencia de otros telescopios espaciales, armados con potentes telescopios dedicados a observar estrellas y galaxias lejanas, lo que hace Gaia fundamentalmente es “medir la distancia a que se encuentran y su movimiento”, destacan Cesca Figueras y Claus Fabricius, investigadores del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universitat de Barcelona (UB) y del Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC). De hecho, antes de Gaia ya se conocía la ubicación de prácticamente todas los puntos de luz ahora observados, pero no esos dos parámetros, vitales para profundizar en el conocimiento de la Vía Láctea, “y por extensión para conocer la evolución de todo el Universo”, añaden.


El método para poder conocer la situación de un objeto en 3D se conoce como paralaje de la distancia angular y se obtiene observando un mismo objeto en diferentes momentos, aprovechando que nuestro sistema solar también se mueve. “Gaia no hace fotos como el Hubble, sino que determina si una estrella está pasando por un determinado sitio”, insiste Figueras. “Estos cambios de posición son tan pequeños que no se pueden observar desde la Tierra”, prosigue Fabricius. Esta precisión de Gaia permitiría distinguir la pupila de un hombre que se encontrara en la Luna. “Hay otros catálogos de galaxias, pero no con tantos objetos ni con la precisión movimiento paraláctico”.

Gaia nunca se detiene: girando sobre sí misma y en pequeño movimiento circular, escruta la inmensidad de la galaxia (100.000 años luz de diámetro) y diariamente registra datos de 50 millones de estrellas. En total, en los primeros dos años de trabajo Gaia ha obtenido 500.000 millones de imágenes individuales y 110.000 millones de espectros, "cifras que superan todo lo que se había llegado a observar a lo largo de todos los siglos", destaca la ESA. Los resultados han sido publicados en la revista especializada 'Astronomy & Astrophysics'.

'Gaia', dotada con dos telescopios de altísima precisión que enfocan en sentidos opuestos, lo que permite determinar posiciones relativas, tiene todavía por delante dos años más de misión, o incluso cuatro si cristaliza la prórroga que solicitan los científicos del equipo, por lo que la cantidad de datos "aún mejorará por mil", como explican dos de los investigadores que han participado en la misión, Cesca Figueras y Claus Fabricius, del equipo del ICCUB. De hecho, el inventario obtenido aún representa menos del 1% de la cantidad de estrellas que se estima hay en la Vía Láctea, que probablemente contiene entre 100.000 y 200.000 millones de estrellas.

Por poner un ejemplo, donde se encuentra el disco de la Vía Láctea, en la parte central de la imagen, se observan unas estructuras irregulares donde aparentemente hay menor densidad de galaxias. Ello es debido a que Gaia no ha podido profundizar en sus observaciones debido a la presencia de gas y polvo interestelar: este material bloquea la luz de las estrellas lejanas que hay detrás. Estas estructuras se diluirán cuando acabe la misión", prosigue la investigadora de la UB. Cada rincón de la galaxia será observado al menos 70 veces a lo largo de toda la misión.

PRECISIÓN SIMILAR AL 'HUBBLE'

El mapa obtenido tiene una precisión media de unos 10 milisegundos de arco, que es similar a la del telescopio espacial 'Hubble', aunque este sólo cubre una pequeña región del espacio. "De hecho, el 'Hubble' utilizará el mapa de Gaia como cartografiado básico para preparar y analizar sus observaciones", dice Figueras. Otra de las aplicaciones del mapa es que permitirá mejorar las predicciones de observación de fenómenos astronómicos, como el eclipse de una estrella por uno de los planetas o asteroides del sistema solar.

"Además de este gran mapa de posiciones, en esta publicación se han dado a conocer las distancias y movimientos relativos de más de dos millones de estrellas de nuestro entorno más cercano (cientos de años luz) con una precisión sin precedentes", ha destacado la Universitat de Barcelona en un comunicado. Esto permitirá a los astrofísicos analizar el entorno solar en tres dimensiones, "y abre nuevas ventanas a los estudios de la física estelar y a los mecanismos de formación y la evolución de las estrellas".

El director de Ciencia de la Agencia Europea del Espacio, Álvaro Giménez, ha subrayado en un acto celebrado en centro de astronomía que al ESA tiene en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada que 'Gaia' será la piedra angular para conocer el origen, la composición y la evolución del universo, pero también algunas de las leyes de la física que "apuntalan" su funcionamiento.