Ir a contenido

PRESENTACIÓN EN COSMOCAIXA

Catálogo de las bacterias que llevamos en la boca

El microbioma varía en función de la alimentación, el tabaquismo, el cuidado de la higiene bucodental o la convivencia con animales

En el trabajo, coordinado por el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, han participado 4.000 estudiantes de toda España

Antonio Madridejos

Achouak Aknin, estudiante de Alcora (Castellón); su profesora Mercedes Martínez, y Èric Matamoros, estudiante de Amposta (Tarragona), voluntarios que han participado y ganado un premio por su trabajo en el proyecto Saca la Lengua.

Achouak Aknin, estudiante de Alcora (Castellón); su profesora Mercedes Martínez, y Èric Matamoros, estudiante de Amposta (Tarragona), voluntarios que han participado y ganado un premio por su trabajo en el proyecto Saca la Lengua. / ALBERT BERTRAN

Las bacterias que habitan de forma natural en la boca, que se cuentan por millones, varían en número y en especies dependiendo del mayor o menor consumo de productos azucarados o antibióticos, del hábito del tabaquismo, de la higiene bucodental o incluso de factores tan sorprendentes como tener asma, residir en pueblos o ciudades o convivir con animales de compañía, según muestra un proyecto coordinado por investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG) con la participación de unos 4.000 voluntarios de toda España, la mayoría estudiantes de entre 15 y 17 años. Los responsables del programa Saca la Lengua, con el apoyo de la Obra Social La Caixa, han presentado los resultados preliminares en el museo CosmoCaixa de Barcelona.

“Hemos observado un patrón de microorganismos que se repite en todas las muestras, pero luego hay diferencias significativas en las bacterias menos comunes”, ha resumido Toni Gabaldón, jefe del grupo de Genómica Comparada del CRG e investigador ICREA de la Generalitat. “Las diferencias de microbioma entre personas pueden parecer pequeñas, pero al ser la muestra tan grande los resultados llegan a ser significativos”, ha añadido el coordinador.

CORRELACIONAR DATOS

Los estudiantes no solo han cedido de forma anónima una muestra de su saliva para ser analizada -mediante un bastoncillo que se impregna en la lengua-, sino que luego han realizado un trabajo intenso de procesamiento de los datos. Ha habido mucho de biología, pero también de matemáticas y de acceso a las tecnologías, como ha destacado Mercedes Martínez, profesora del instituto Ximés d’Urrea, de Alcora (Castellón), uno de los centros participantes. De forma muy resumida, las muestran obtenidas viajaban al CRG para su análisis genético mediante un secuenciador, algo solo abordable para profesionales, y los resultados volvían luego a los institutos para que los alumnos los compararan con un test que ellos mismos habían respondido con 30 preguntas sobre sus hábitos alimentarios y de higiene, entre otras cuestiones. Así se podía correlacionar un hábito con un tipo de bacteria.

“Estamos muy satisfechos de este programa de ciencia ciudadana. Es excitante comprobar que la sociedad se haya implicado”, ha añadido Luis Serrano, director del CRG, recordando el valor que tienen estos proyectos en el fomento de las vocaciones científicas. La Caixa ha premiado los mejores trabajos. “Los chavales han aportado ideas geniales”, ha añadido Gabaldón. Por ejemplo, gracias a sus propuestas se ha estudiado y comprobado que las bacterias variaban en función del consumo habitual de agua del grifo, embotellada o de pozos.

IMPACTO EN LA CARIES

Tener unas bacterias u otras puede predisponer a tener más caries, mal aliento o incluso enfermedades graves como la diabetes (o bien ser simplemente el resultado de tener esas patologías). Así, se ha confirmado que la abundancia de 'Streptococcus' en la boca está correlacionado con una mayor incidencia de las caries. Sin embargo, prosigue el coordinador de Saca la Lengua, faltan todavía estudios para garantizar esas relaciones de causa y efecto. “Y puede haber relaciones indirectas, que es lo más difícil de estudiar”.

“Los participantes han sido jóvenes sanos, sin patologías reseñables, y quizá en un futuro deberíamos trabajar con gente un poco ya mayor, quizá a través de clínicas dentales”, ha avanzado Gabaldón, quien ha recordado también que el programa Saca la Lengua no ha concluido. Ha considerado, eso sí, que en un futuro próximo podrían conocerse patologías de una persona mediante un análisis de este tipo, de manera similar a los análisis de sangre. Sería otra forma de anticiparse a las enfermedades.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.