AMPUTACIÓN VOLUNTARIA

Tres hombres reemplazan sus manos lisiadas por manos biónicas

Son las primeras extremidades de este tipo que se controlan mediante nervios y músculos trasplantados de las piernas a los brazos

Milorad Marinkovic son su mano biónica. 

Milorad Marinkovic son su mano biónica.  / RONALD ZAK / AP

1
Se lee en minutos
MARTA SUÁREZ / BARCELONA

Tres pacientes han aceptado una amputación voluntaria para someterse a una "reconstrucción biónica" con el trasplante de nervios y músculos. Los pacientes decidieron llevar a cabo el proyecto después de experimentar cómo funcionaba la mano robótica, atando esta a su mano lesionada.

Se trata de un gran avance científico, teniendo en cuenta que las anteriores manos biónicas eran controladas mediante ajustes manuales. "Esta es la primera vez que hemos reconstruido biónicamente una mano", ha asegurado el Dr. Oskar Aszmann, de la Universidad Médica de Viena, que ha sido el que ha desarrollado el dispositivo. "Si hubiese visto este tipo de pacientes hace unos 5 o 7 años, le tendría que haber dicho que no podía hacer nada por él".

El doctor también aclaró que los pacientes sometidos a un trasplante de mano pueden sufrir complicaciones como, por ejemplo, el tener que tomar medicamentos el resto de sus vidas para evitar un rechazo del dispositivo por parte de su cuerpo.

PARA SOSTENER COSAS

Los tres trasplantados, sin embargo, están satisfechos con sus nuevas manos. Milorad Marinkovic, de 30 años, perdió el uso de su mano derecha en un accidente de moto hace más de una década. Gracias a este nuevo invento, ahora es capaz de sostener cosas como un sándwich o una botella de agua, pero sobretodo puede jugar con sus tres niños. El paciente ha explicado con orgullo que su hijo iba diciendo a los niños de su clase que su padre era un robot.

Noticias relacionadas

Aunque las manos biónicas han proporcionado muchos beneficios a sus nuevos propietarios, Marinkovic confiesa que también hay limitaciones: "Puedo tirar cosas, pero es más difícil de atrapar una pelota, porque mi mano derecha todavía no es tan rápida y natural".

El Dr. Simon Kay, que ha sido el que ha realizado el primer trasplante de mano de Gran Bretaña, ha asegurado que siempre habría límites para las manos biónicas. El especialista ha señalado que el cerebro tiene miles de formas de enviar mensajes a la mano humana y que la prótesis robótica no puede manejar esa complejidad.