Ir a contenido

El mal tiempo obliga a retrasar el lanzamiento de los 2 primeros satélites de Galileo

El año que viene comenzará a ofrecer las primeras versiones de sus servicios de telefonía y navegación

Imagen de un satélite del programa de navegación por satélite de la UE.

Imagen de un satélite del programa de navegación por satélite de la UE. / EFE

La puesta en órbita de los dos primeros satélites de la constelación Galileo, el sistema europeo de navegación vía satélite que pretende competir con el GPS estadounidense, prevista para hoy, se ha retrasado a causa de las condiciones meteorológicas desfavorables.

El despegue estaba previsto a las 12.31 horas GMT (las 14.31 en horario peninsular español) desde la base espacial de Kurú, en la Guayana francesa, a bordo de un cohete ruso Soyuz, pero las condiciones climatológicas no son las ideales, por lo que el vuelo fue retrasado, ha indicado Arianespace en un comunicado.

"Una nueva fecha de lanzamiento será fijada en función de la evolución de las condiciones meteorológicas de Kurú", ha agregado el operador espacial europeo, encargado de poner en órbita los satélites de esta constelación.

30 satélites

El lanzamiento de estos dos satélites marca el inicio operativo del sistema Galileo, que hasta ahora se sustentaba en satélites de prueba y enviados para validar las órbitas y las frecuencias en las que estarán situados los dispositivos de la constelación. En total, Galileo contará con 30 satélites, incluidos los de prueba, de los cuales 22 serán operativos y cuatro de repuesto.

Aunque el despliegue definitivo de la constelación está previsto en 2017, el programa comenzará a otorgar servicios de telefonía y navegación a lo largo del año próximo.Iniciado en 1999 por la Comisión Europea, el programa Galileo ha sufrido diversos retrasos, ligados a las decisiones políticas, enfrentadas a problemas de financiación, e industriales.

Los satélites de Galileo son construidos por la empresa alemana OHL, en colaboración con la británica Surrey Technology, aunque finalmente Bruselas tuvo que acudir también a Airbus y a Thales Alenia Space para acelerar el programa.

Más independencia tecnológica

La Comisión Europea se ha comprometido a invertir en el mismo unos 13.000 millones de euros, un coste que ha ido en aumento desde el lanzamiento del navegador europeo, que ha superado diversas barreras.

En un inicio, el Reino Unido y Holanda se oponían a Galileo por considerar que el GPS estadounidense era suficiente, pero la voluntad de Francia y Alemania de ganar en independencia europea en ese terreno acabó por imponerse.

Posteriormente, Washington presionó para que se abandonara el programa, temeroso de que tuviera una incidencia negativa en las actividades militares de su GPS.Finalmente, en 2007, Europa relanzó Galileo, que quedó en manos de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los dos primeros satélites, que debían partir hoy mismo, darán el banderazo de salida a la constelación, que contará con un nuevo envío en diciembre próximo.