DEL CENTRO SCOTLANDS-DNA

La prensa británica alerta de la extinción de los pelirrojos

El cambio climático y la subida de la temperatura en Escocia influirá en que menos personas porten el gen que afecta al pelo y la piel, asegura un estudio

Encuentro de pelirrojos en Holanda, en el 2011.

Encuentro de pelirrojos en Holanda, en el 2011. / WIKIPEDIA / ERIC OAKTREE

1
Se lee en minutos

Un reciente estudio científico asegura que los pelirrojos podrían estar en peligro de extinción en Escocia, donde la densidad de población con la piel blanca y el pelo de color fuego es la más alta de todo el planeta: un 13% de sus habitantes son pelirrojos, más de 10 puntos por encima de la media mundial, y donde el 40% portan el gen recesivo responsable de esta mutación vinculada con el clima nublado propio de estas tierras y las de Irlanda.

Diarios como el 'Daily Mail' o 'The Independent' se hacen eco este martes de esta alerta emitida -con muchos años de previsión-desde el centro Scotlands-DNA.

"Creo que la razón de que los pelirrojos tengamos la piel clara y el pelo rojo es que no tenemos suficiente sol y tenemos que obtener toda la vitamina D que podamos", asegura el doctor Alistair Moffat, director del centro Scotlands-DNA, que sostiene que la presencia del pelo rojo en Escocia, Irlanda y el norte de Inglaterra es simplemente "una adaptación al clima".

"Si el clima está cambiando y habrá más sol y menos nublados, esto afectará al gen; habrá menos personas que porten el gen", asegura.

Cientos de años para la regresión

De todas formas, advierte el científico, "harían falta cientos de años con un clima más cálido" para que esto sucediera.

Noticias relacionadas

El pelo pelirrojo es propio de las personas con dos copias de un gen recesivo en el cromosoma 16, que provoca una mutación. Es decir, una persona que no sea pelirroja puede tener hijos pelirrojos si porta el gen.

En todo el Reino Unido hay 20 millones de personas con genes pelirrojos, y la zona donde hay más es el sureste de Escocia, sobre todo en Edimburgo (allí casi la mitad de la población porta el gen).